lunes, 30 de junio de 2014

El Musac pierde el pudor con Carolee Schneemann



Escandalizó con sus películas, odas a la carne y al sexo explícito. Y fue una de las primeras en apuntarse al feminismo artístico. León descubrirá de la mano del Musac a uno de los hitos del arte contemporáneo norteamericano, la veterana Carolee Schneemann (Pensilvania, 1939), la artista que durante décadas en Estados Unidos ha sido ‘la conciencia rompedora’ —como tituló una conferencia—.
La retrospectiva Carolee Schneemann: Obras de historia reunirá en el museo leonés a partir del 19 de julio sus obras más destacadas, desde Meat Joy (1964) hasta algunas que critican las intervenciones militares en Vietnam o los conflictos en el Líbano de 1980, concluyendo con variadas piezas recientes que se exhiben por primera vez en Europa, como el fotomontaje titulado Terminal Velocity (2001).
Controvertida por su posicionamiento en cuestiones de sexo, también ha combatido en otros frentes. Sus vaginas gigantes y sus performances eróticas fueron a mediados del siglo pasado un auténtico puñetazo a las conciencias más puritanas. Admirada por artistas de la talla de Andy Warhol, Schneemann no tuvo dificultad para hacerse un hueco en los círculos artísticos en los años 50 y 60, dominados casi en exclusiva por los hombres.
En El Gran Lebowski, la película de los hermanos Coen protagonizada por Dude —al que da vida el actor Jeff Bridges, en uno de sus papeles más memorables—, la artista Maude Lebowski, hija del estrambótico millonario (papel que interpreta Julianne Moore) es un personaje basado en la artista Carolee Schneemann.
Cada una de sus obras ha supuesto una bofetada a los convencionalismos artísticos. Pionera también de las performances, en una de ellas ocho parejas parcialmente desnudas bailan con materiales como la pintura fresca, embutidos, pescado crudo, pollo y desechos. Schneemann también ha utilizado el cine como herramienta artística. Una de sus cintas más conocidas es Fuses (fusibles), de 1965, en la que la autora se filma junto a su compañero para lograr una película «diferente a toda pornografía que se haya visto, ya que no hay cosificación ni fetichización de la mujer», según su propia versión.
En su obra Rollo Interior, de 1975, Schneemann extrae hacia el final de la presentación un rollo de su vagina, para simbolizar que del cuerpo femenino sale el conocimiento.
La exposición de Musac estará centrada en subrayar su compromiso inquebrantable con el registro de la historia en el momento en que ciertos acontecimientos tienen lugar.

martes, 24 de junio de 2014

Remedios Gomez of Anao



Remedios Gomez of Anao, Mexico, Pampanga, alias KUMANDER LIWAYWAY, was a Huk squadron leader who put on lipstick, polished her nails and wore perfume before going to battle. When her comrades criticized her for mixing war with vanity, she told them, "Why shouldn't I? One of the rights I am fighting for in this movement is the right to be myself!" Atta girl!! Read all about her and other Kapampangan rebels, radicals and renegades in the latest issue of Singsing Magazine, now available at the HAU Center for Kapampangan Studies

viernes, 20 de junio de 2014

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, personaje del año para Vanity Fair



Es la primera mujer emigrante que llega a la alcaldía de una capital europea. Desde mayo, la gaditana Anne Hidalgo es la nueva alcaldesa de París. En el apabullante edificio donde tiene su despacho, el Hôtel de Ville, la revista «Vanity Fair» ha entrevistado a la que ha elegido como personaje del año ya que considera que su historia es «digna de premio».
Tal y como recuerda la revista, los padres de Anne llegaron a Francia escapando de una España deprimida y franquista. No tenían trabajo, ni hablaban francés. Solo tenían una obsesión: ofrecer a Anne y a su hermana Mary la posibilidad de estudiar.
Mucho antes que sus padres, su abuelo republicano ya había hecho ese camino hasta el país vecino para exiliarse en Francia. Era 1939 cuandodejó Antequera con su mujer y sus cuatro hijos, pero decidió volver a su pueblo después de que el alcalde le asegurara que no se tomarían represalias. Durante la vuelta a pie, falleció su mujer y, viudo y con cuatro hijos, fue condenado a muerte. La promesa del alcalde no fue más allá de la conmutación de la pena por cadena perpetua. Así que el padre de Anne creció con su abuela.
Anne Hidalgo creció con la máxima de que si quería, podía. «Me inculcaron que cuando trabajas y sigues tu camino, nada te puede detener», ha declarado a la revista. Se trasladó a París con 23 años, después de terminar la carrera de Derecho y desde 1984 hasta 1994 trabajó como inspectora de Trabajo. En este puesto, según su jefe de comunicación, aprendió una de sus mayores virtudes: «La capacidad de negociar cualquier cosa en cualquier situación y con cualquier interlocutor», ha afirmado la protagonista a Vanity Fair. Cuando en 2001 llegó al Ayuntamiento como teniente de alcalde estaba embarazada de su tercer hijo, Arthur.
Como alcaldesa tiene claras sus obligaciones: «Ser elegido no significa disfrutar de una carta blanca, sino contraer una obligación, la de cumplir lo que has prometido. El político tiene que hacer lo que dice y decir lo que hace». Y añade: «En una ciudad como París puedo apoyarme en sectores económicos muy importantes, de izquierdas o de derechas. Tenemos que plantear soluciones para el empleo, la economía o la ecología», ha asegurado.
Con respecto a la debacle de los dos grandes partidos españoles, PP y PSOE, en las elecciones europeas, tiene una opinión clara: «Se necesitan instituciones y partidos para materializar las demandas de los ciudadanos, pero lo que ocurrió en España con los indignados fue muy bueno para la sociedad civil». Y con respecto al avance del Frente Nacional en Francia, también: «París ha sido una excepción porque aquí la extrema derecha no ha pasado del 10%, pero su avance en Francia y en toda Europa es terrible».

jueves, 19 de junio de 2014

Reivindican la figura de Pilar Valderrama, la musa del poeta Antonio Machado



La Casa de las Aguas acogió a finales de mayo la presentación de Guiomar. El rescate de la Diosa , un libro con el que la historiadora María Dolores Ramírez y el escritor José María Luque pretenden reivindicar la figura de Pilar de Valderrama, Guiomar, una escritora originaria de Montilla con la que el poeta Antonio Machado mantuvo un amor platónico y apasionado durante una década, en los años previos a la Guerra Civil.
"Rescatar a Guiomar de las manos de sus detractores es un ejercicio de responsabilidad para definir la verdadera historia de esta mujer sorprendente y singular, que amó y fue amada por Antonio Machado", afirma José María Luque, colaborador de este periódico.
Pilar de Valderrama Alday nació en Madrid el 27 de septiembre de 1889 en el seno de una familia de la alta burguesía madrileña. Casada con Rafael Martínez Romarate, un ingeniero que llegó a ser responsable de iluminación del Teatro María Guerrero de Madrid, fue madre de tres hijos y escribió a lo largo de su vida algunos libros de poemas.
"Su vinculación con Montilla no debe infravalorarse por más que la propia escritora lo haga en el libroSí, soy Guiomar , presumiblemente con el ánimo de ocultar su edad", señala José María Luque, que recuerda que, ya desde el año 1850, Fernando de Valderrama Soto, abuelo y patriarca del clan familiar, estuvo afincado en la localidad de la Campiña Sur hasta su muerte, acaecida en 1889.
"Aquí vivió Pilar, en la casa número 2 del Llano de Palacio, propiedad del duque de Medinaceli, y en Montilla murió su padre, Fernando Francisco Valderrama Martínez y, junto a otros miembros de su familia, está enterrado en la cripta familiar del templo patronal del Santo, en la capilla del Sagrario, obra de Manuel Garnelo y Alda", recuerda el coautor de Guiomar. El rescate de la Diosa .
La relación de esta mujer con el creador de Campos de Castilla arrancaría en 1928. Sin embargo, la Guerra Civil separó a los amantes, que nunca más volvieron a encontrarse, "aunque su amor perdura incontestable en los versos machadianos", explica José María Luque, en referencia a Canciones a Guiomar Nuevas Canciones a Guiomar , sin olvidar las más de 300 cartas escritas por Machado, de las que apenas se conserva una treintena en la Biblioteca Nacional.
Tras la muerte del poeta en 1939, Pilar de Valderrama decidió mantener en secreto el nombre de Guiomar, hasta que la aparición de una historia novelada por Concha Espina terminó por convencerla de la necesidad de hacer pública su historia ante el riesgo de que pudiera ser manipulada. Fue así como nació su obra autobiográfica Sí, soy Guiomar. Memorias de mi vida .
Ahora, el libro escrito al alimón por María Dolores Ramírez y José María Luque ayuda a desentrañar la biografía de una mujer que, probablemente, no fue bien tratada por la historia pues, en múltiples ocasiones, fue acusada de haber buscado el favor de Antonio Machado con el único objetivo de beneficiarse de su fama y de su calidad literaria.
"En este libro queda acreditado el papel de la diosa y se exponen razones para desmentir las críticas vertidas contra esta mujer, que formó parte del Lyceum, un colectivo feminista de ideas avanzadas y que perteneció a la alta burguesía madrileña", concluye José María Luque.

martes, 17 de junio de 2014

"La Ley de Igualdad fue el último 'soufflé' de Zapatero; no sirve para luchar contra la violencia machista"






Hija de un líder comunista y nieta de anarquistas, Lidia Falcón es una incansable luchadora por los derechos de las mujeres. Autora de numerosas obras, esta abogada y periodista ha hecho un alto en el camino de su intensa actividad profesional para recuperarse del duro golpe de la muerte el 31 de enero de Carlos París, su marido durante 26 años. Cuando su estado anímico se lo permita, retomará su novela que tendrá como telón de fondo el asesinato por parte de los GAL de los jóvenes Lasa y Zabala.
Hay quien sostiene en la Unión Europea que no tiene ya sentido la lucha por la igualdad de oportunidades de las mujeres, que está todo conseguido.
-Es posible que quienes digan eso sean personas aprovechadas a las que les interesa mantener el estatus que tenemos y así seguir explotando más a las trabajadoras, pagarles menos y que la violencia contra la mujer continúe en un continente como Europa, donde millones de mujeres son maltratadas y otras tantas trabajan por un salario menor que los hombres. Los abusos sexuales y el acoso en el trabajo se siguen dando. Por tanto, decir eso es realmente indignante.
En su campaña para las europeas Cañete montó la bronca mediática a su alrededor. ¿Realmente no cree que expresó con sus referencias machistas lo que muchas personas piensan por lo bajini?
-Bueno, no sé si muchas personas. En todo caso habría que preguntarlo mejor y preguntar a muchos hombres, porque no creo que haya muchas mujeres que piensen eso. En todo caso serían subnormales si opinaran que son intelectualmente inferiores a todos los hombres. Personalmente lo que yo pienso es que él es un estúpido y su partido también, porque montar esta bronca sin ton ni son demuestra ese machismo que anida en su espíritu y en el de muchos más hombres que pensarán que las mujeres son muy inferiores intelectualmente y que ellos son mucho más inteligentes.
¿Se podría esperar otra cosa de este Gobierno del PP que tramita a la baja los derechos de las mujeres, por ejemplo, en el aborto?
-No. A mí no me ha sorprendido nada. Lo que me parece de una ingenuidad supina que no sé en qué medida es dolosa o culpable, es que se sorprendieran tanto que en cuanto alcanzó el poder, y lo logró con ese éxito patético, no propusiera medidas inmediatamente para retroceder a los años 80 que es lo que quiere. Que la izquierda o el feminismo (digamos las masas progresistas) no conozcan a la derecha en España, es un delito.
¿Por qué?
-Porque en un país donde la derecha ha gobernado ininterrumpidamente, y además en forma de fascismo durante los últimos 75 años. Que no sepan de lo que es capaz de hacer cuando se les entrega el poder (además de esta manera) es que son idiotas, absolutamente estúpidos. Las primeras idiotas fueron las feministas, las socialistas que no sé que esperaban de esta gente cuando pudieran legislar. Legislar lógicamente contra el derecho de las mujeres a elegir su maternidad. Porque este es uno de los mantras, de los símbolos de sumisión de la mujer: los fascistas odian la posibilidad de que las mujeres puedan ser independientes y libres en su sexualidad y su reproducción.
¿Qué hacen las mujeres que están dentro de ese espectro político?
-Lo que podemos esperar son muchos males. El voto a la derecha por una parte de mujeres es la ideología que se les ha enseñado en un país como el nuestro donde el 50% de las plazas escolares están en manos de la Iglesia, y por lo tanto, hay no sé cuantos millones de niñas que se forman, informan y se instruyen y que reciben educación en colegios del Opus o llamados concertados que tienen nombres como las Esclavas de María o El Sagrado Corazón. Naturalmente forman el criterio y la ideología de las mujeres de acuerdo con los criterios católicos y conservadores más rancios.
¿Quiere decir que Iglesia condiciona a mujeres militantes de derechas?
-Eso luego se traduce en que cuando se plantea una opción política estas votantes o participantes del proyecto lo que ven es que la izquierda plantea el aborto, que es horrible, que plantean un crimen, el matrimonio homosexual... y todos estos valores para ellas inamovibles de corrupción y perversión. Esta es una influencia importante de la Iglesia, que la tiene, y que como la seguimos pagando para que la tenga, pues encantada. Esto condiciona bastante tanto el voto como la militancia de las mujeres en la derecha.
¿Y las mujeres se pueden fiar de un gobierno del PSOE?
-Los socialistas españolas no representan a la izquierda económica. Ahora, si separamos determinadas actuaciones referidas a las mujeres es evidente que no hay punto de comparación, porque esta ley con la que están queriendo reformar el aborto la aprobó el PSOE. Para mí no es suficiente ni mucho menos, pero es evidente que el planteamiento es de un cierto reconocimiento de la mujer a interrumpir su embarazo; hay unos plazos, se practica en clínicas legales... En esto no hay comparación con el PP. Por otro lado, la ley de violencia contra la mujer tiene unas carencias horribles y ha provocado que no baje el número de mujeres asesinadas, pero es otro logro del PSOE y así podemos seguir en cuanto a libertades y derechos.
Si se habla del reparto de la riqueza, del dominio del capital...
-Entonces no, porque el PSOE no es más que la correa de transmisión del capital al igual que la derecha. Pueden arañar unas ayuditas sociales y dar unas subvenciones a un grupo de mujeres, a casas refugio... cosas que también está restringiendo de una manera cruel la derecha. Son las diferencias que se tienen clarísimamente entre el PSOE y el PP.
Algunas mujeres comprometidas aplauden las Leyes de Igualdad pero dicen que no se cumplen.
-La Ley de Igualdad en sí misma es un fracaso. Está escrita de tal manera que no es coercitiva, solamente aconseja, insta y propone. En cuanto que no hay sanción no hay ningún problema para incumplirla. Además, se proponen cuestiones irrealizables porque mientras la estructura económica del mundo y la de nuestro país no se cambie no pueden realizarse. Por supuesto las mujeres se reproducen, que parece que se han olvidado. Parece que ahora los niños los fabricamos en probeta; las mujeres son las que se reproducen, las que cuidan a los niños, las que atienden a los ancianos y esa es la principal tarea de la mujer, porque la mujer es una clase. En estas condiciones poner una Ley de Igualdad es un brindis al sol.
¿El problema es que la Ley no obliga a ser cumplida?
-Sí, ni siquiera hay sanciones para quienes incumplan los mandatos de la ley. Así ya me dirás qué empresario, universidad o montaje social les va a hacer algún caso. Esa ley fue el último soufflé de Zapatero. Ponerla ahí fue el postre, porque quedaba muy bonita. De hecho, de los datos que tenemos se desprende que no ha habido ningún proceso judicial por reclamación de algunos de los aspectos de la Ley de igualdad. ¡A quién vas a exigir! En los momentos de crisis, de despido y de maltrato a las trabajadoras, qué trabajadora va a reclamar algunos de sus aspectos de igualdad. Es un brindis al sol que quedó bonito.
¿La violencia machista es un problema estructural?
-El problema es estructural. En el mundo, en nuestro país, los hombres matan a las mujeres; unos cuantos salvajes las matan y eso tiene poco arreglo. La Ley de Violencia tiene en sí misma la imposibilidad de que no se pueda perseguir al maltratador. Además, la televisión, la publicidad y la cultura social propicia el desprecio a las mujeres. Si se difunde por todos estos medios desde la infancia, la inferioridad intelectual de las mujeres o su debilidad emocional o que los hombres a veces están muy estresados y que van ellas y lo fastidian y que el pobre no puede más que darle una bofetada, una paliza, pues ocurre lo que pasa actualmente.
Esto forma parte de la cultura patriarcal
-Sí. De esta cultura que tenemos desde hace miles de años. Erradicarlo es dificilísimo. Ni siquiera paliarlo. Para eso hace falta poner un empeño que no se ha puesto. La Ley no lo permite, la judicatura es machista del primero al último, la Fiscalía, los psiquiatras, las Unidades forenses, todo báscula en contra de las mujeres. La Policía cuando una mujer acude a denunciar, va y le dice: pero usted sabe la ruina que va a causar a su familia, sabe que su marido irá a la cárcel. Esto lo arrastramos desde siempre.
Niñas secuestradas en Nigeria, esclavas sexuales, tráfico de jóvenes... Mucha gente dice no entender por qué se quejan aquí las mujeres.
-O sea que les parece bien que en España 500.000 mujeres se trafiquen cada año en el camino que va de América o África, unas cuantas aquí y otras con pasaporte para Europa. ¿Eso está bien porque nosotros no vivimos como en Nigeria? Y la cantidad de hombres que serán clientes de niñas traficadas, prostituidas, secuestradas, menores incluso que son españolas. Muchos hombres estarán casados con una española que se cree que vive en uno de los mejores de los países. Eso no tiene ningún repudio social.
Usted tiene un extensísimo bagaje a favor de la lucha de las mujeres. Repasando la edad de víctimas y victimarios, da la impresión que se reproducen los mismos roles que parecían estar ya superados.
-Eso lo he escrito yo en mi ultimo libro Los nuevos machismos (Editorial Aresta). En él hago esta denuncia de muchos profesores y una encuesta que se ha hecho de cómo se están reproduciendo los roles machistas entre los más jóvenes. Cómo ellas lo aceptan y consideran que si el chico es celoso es porque las quieren; se dejan investigar el móvil y les dejan a lo chicos que les digan cómo deben vestirse. Es una involución preocupante.
¿Qué se está haciendo mal?
-Muchas cosas, empezando por la educación. El feminismo no se enseña como tal en ningún tramo educativo. Que hagan unos cursos de género en la universidad (muchas veces hablan del amor cortés, o la historia de la lucha sufragista…) esto no es introducir el feminismo en la escuela. El feminismo tiene que empezar en la enseñanza primaria y luego terminar en el doctorado. Esto no se ha hecho ni se piensa hacer. Además tiene que ser transversal. Probablemente las matemáticas no pueden tener una vertiente feminista, pero sí todas las demás materias históricas, sociales, literarias. Pero ni tenemos profesores preparados para ello ni se piensa hacer. Además, después está la difusión de la cultura a través de la TV y del cine, de la literatura.
¿Se refiere a libros como el de 50 sombras de Grey?
-Sí, esa porquería que ha tenido un enorme éxito por la difusión de los medios de masas, como esos anuncios donde sale una mujer desnuda con un agujero en la vagina para anunciar una obra de teatro.
Algunos gobiernos presentan 5 mujeres y 5 hombres en sus listas y venden su gran sentido de la igualdad. ¿En el número paritario radica la igualdad?
-No, esto es sólo un detalle por decirlo de alguna manera. Es evidente que yo prefiero que haya más mujeres en los gobiernos que a no las haya. Cada vez que veo una pantalla de televisión o una foto de la UE o de los gobiernos de Europa y no hay más que hombres, hombres, hombres… me hace daño a la vista. Eso demuestra el desprecio que tienen por la población femenina.

sábado, 14 de junio de 2014

VANDANA BAHADUR MAIDA






Poca gente de su tranquila aldea podría haber imaginado que esta mujer madre de tres hijos y ama de casa durante más de diez años estaría un día construyendo puentes y escuelas.  Ese es, sin embargo, el oficio de Vandana Bahadur Maida en Khankhandvi, un pueblo muy poblado del estado de Madhya Pradesh, en la India. Pese a la oposición de su familia y a las normas culturales que definen el lugar de la mujer en la sociedad, fue electa presidenta del consejo comunal del pueblo, convirtiéndose en la primera mujer sarpanch [líder comunitaria]. Su elección supuso toda una novedad tanto para el pueblo como para la familia de Vandana, quien sustituyó a su marido en el consejo comunal, del que fue miembro sin llegar a ser nunca líder.
En la India, la aplicación de cuotas ha generado uno de los resultados mundiales más exitosos en cuanto a empoderamiento de las mujeres y democracia comunitaria. Hace tan sólo diez años, las mujeres representaban menos del 5 por ciento de los líderes electos de consejos comunales. Hoy en día, más del 40 por ciento de líderes locales comunales son mujeres, lo que eleva el número de mujeres líderes en el ámbito rural a más de un millón.
Mientras los demás aldeanos siguen con su rutina cotidiana, trabajando el campo, cargando agua o tomándose un respiro en las calurosas tardes de verano, Vandana está determinada a lograr con sus planes un cambio duradero para su comunidad. Está concienciando al consejo comunal acerca de los programas estatales susceptibles de apoyar las iniciativas de saneamiento, salud y educación en su aldea. Gracias a los excelentes resultados registrados, hoy se le considera una líder que cumple las promesas. El consejo que dirige ha construido un estanque en el pueblo para luchar contra la constante escasez de agua que padece su comunidad, así como la primera escuela del pueblo, para que las niñas y los niños no tengan que abandonar la escuela, tal y como tuvo que hacer Vandana al terminar de cursar la secundaria.
¿Qué diría que fue lo más importante que le permitió llegar adonde se encuentra hoy?
Mi interés por el desarrollo social, la experiencia política de mi marido como miembro del panchayat [consejo comunal], el apoyo de mi familia y, sobre todo, la orientación técnica proporcionada por ONU Mujeres a través de la formaciones sobre las disposiciones referentes a programas estatales; todo ello me ayudó a desempeñar mis funciones y responsabilidades de sarpanch (líder comunitaria) y echar abajo hasta el último obstáculo al desarrollo del panchayat.
¿Cuáles fueron algunos de los mayores obstáculos que tuvo que afrontar hasta llegar adonde está hoy?
Los miembros de la comunidad se opusieron a mi candidatura al cargo de sarpanch. No concebían que una mujer pudiese dirigir el consejo comunal. Mis parientes tampoco estaban a favor de mi candidatura como líder comunitaria. Anteriormente, mi marido había sido miembro del mismo consejo comunal, de modo que muchos miembros de la comunidad formularon objeciones porque les preocupaba que pudiese ocupar un puesto superior al de mi marido.
¿Podría hablarnos un poco de su infancia, de sus ambiciones, de quiénes le inspiraron o influyeron para convertirse en lo que es hoy?
Mi propósito era trabajar en el desarrollo de mi comunidad y contribuir a ello dentro de mis capacidades. Soñaba con hacer algo por mejorar la educación. Por suerte, tuve la oportunidad de participar en las elecciones del panchayat; las gané por un amplio margen, lo que finalmente me permitió trabajar en beneficio de mi comunidad.
¿Ha influido en su recorrido el hecho de ser mujer? ¿Cómo?
Al principio, en la disputa electoral por el cargo de sarpanch, no estaba muy segura de que una mujer pudiese conseguirlo. Los miembros de la comunidad no habían imaginado siquiera que una mujer pudiese ocupar el cargo y ejercer esas funciones y responsabilidades. Fue algo insólito para los miembros de la comunidad. Pero con el apoyo de mi marido, decidí presentarme a las elecciones. Expuse mis planes para el panchayat y los trabajos de desarrollo a los miembros de la comunidad. Al final, acabaron apoyándome y salí ganadora por un amplio margen.
¿Cómo lleva el hecho de ser una de las pocas mujeres que trabajan en este ámbito, predominantemente masculino?
¡He tenido tantos problemas en mis primeros días como sarpanch! Los miembros varones se oponían a las medidas que presentaba y a mis decisiones porque desconocía por completo las funciones y responsabilidades de sarpanch y las disposiciones de los programas estatales. Pero más tarde, desarrollé mi capacidad para entender estos temas y ahora cuento con el apoyo de los miembros de la comunidad en cada actividad del panchayat.
En su opinión, ¿cuál es su mayor contribución a la sociedad/su comunidad?
He llevado a cabo muchos proyectos de desarrollo en mi panchayat, incluida la excavación de muchos pozos, la instalación de bombas manuales así como la construcción de carreteras y aseos en la aldea. Algunas de las obras más importantes a las que he contribuido fueron la construcción de un estanque en el pueblo (dado que la escasez de agua era el mayor problema del consejo), la construcción de una escuela primaria (porque no había ninguna y estaba muy interesada en fomentar la educación y en ofrecer oportunidades educativas a las niñas y los niños del pueblo) y la construcción de centros anganwadi, centros de cuidado infantil patrocinados por el gobierno, en las faliyas [áreas] administradas por el consejo que lo necesitaban. Más importante aún, he conseguido que la gente se preocupe y se interese por la educación, la higiene y la participación en las gram sabha [asambleas rurales]; ahora entienden la importancia de la educación, la importancia de tener aseos en casa y la importancia de participar en esas asambleas. Desde entonces, la gente participa activamente en las asambleas, plantea sus problemas y presenta peticiones relacionadas con diversos programas estatales. Creo que este es mi mayor logro.
¿Qué le diría a la juventud? ¿Qué pueden aprender de su experiencia?
Que hagan lo que creen que es mejor para ellas y ellos. Que crean en sí mismos. Que aprendan los conocimientos técnicos necesarios para lo que desean hacer y, por último, que dejen que los demás critiquen sus esfuerzos; ya los apreciarán seguramente cuando alcancen el éxito. 
¿Qué les diría a las mujeres y niñas que puedan sentirse motivadas por su recorrido y sus logros?
Que crean en sí mismas. Que hagan lo que tienen pensado hacer. Los miembros de esta sociedad patriarcal se opondrán indudablemente a cualquiera de sus acciones. Las criticarán, se burlarán, pero al final, son ellas quienes tienen que llevar a cabo sus propios planes. Una vez logrado el éxito, todo el mundo empezará a valorar sus esfuerzos. Sólo tienen que concentrarse en su labor y hacer lo máximo posible.



Entrevista a Xabier Arakistain, "Arakis"

Entrevista a Xabier Arakistain, "Arakis" from Gara Bideoak on Vimeo.

martes, 10 de junio de 2014

Amelia Valcárcel, premio "Julián Besteiro" por su lucha en favor de la igualdad







La filósofa y profesora asturiana Amelia Valcárcel fue reconocida ayer con el Premio Julián Besteiro de las Artes y las Letras, que otorga UGT, por su "amplia trayectoria profesional, comprometida con los valores humanos y sociales y su lucha por la igualdad, especialmente en el ámbito del feminismo".
Catedrática de Filosofía Moral y Política de la Uned, Valcárcel es autora de obras como "Derecho al mal", sobre el idealismo alemán, y "Feminismo en el mundo global", enmarcada en la corriente de la igualdad.
Considerada por el sindicato "militante comprometida y modelo para las nuevas generaciones activistas", Valcárcel ostenta la medalla de Asturias por su "labor en el pensamiento feminista español, su lucha por la igualdad y su dedicación a la docencia.






viernes, 6 de junio de 2014

El inicio del movimiento sufragista de la mujer




La lucha por el voto femenino comenzó en Nueva York, en el condado de Seneca en 1848. Allí se llevó a cabo una convención de dos días para discutir las injusticias contra la mujer. La Convención Mundial Contra la Esclavitud Todo surgió luego de que Elizabeth Candy Stanton viajara a Londres con su esposo, quien era delegado de la Sociedad Anti Esclavitud Americana para la Convención Mundial Contra la Esclavitud, en 1840.
En el encuentro no se quería permitir la participación de las delegadas y tras una gran polémica se acordó que las mujeres podían sentarse en la parte de atrás del salón, sin participar.
Fue allí donde Elizabeth Cady Stanton conoció a una de las delegadas a las que se les prohibió participar, Lucretia Mott (inglés). Ambas estaban indignadas con el trato que se les hizo durante la cumbre. No había mayor inspiración para crear una convención en Estados Unidos.
Pasaron 8 años para que ambas mujeres pudieran organizar su convención sobre los derechos de la mujer para elevar la consciencia del público. El 11 y el 14 de de julio de 1848 aparecieron en un periódico del condado de Seneca anunciando su convención, que se realizaría los días 19 y 20. El llamado decía que durante el primer día del encuentro, sólo se reunirían mujeres invitadas, aunque los hombres podían asistir como oyentes. La segunda jornada incluiría al público en general. Elizabeth Cady Stanton escribió un manifiesto que compartió con otras mujeres para decidir cuáles serían los temas a discutir. Su manifiesto se llamó "la declaración de sentimientos", inspirándose en la Declaración de Independencia. Stanton consideraba que una de las resoluciones de la declaración debía ser el que las mujeres tuvieran el derecho al sufragio. Su esposo no estaba de acuerdo con esta resolución y no asistió a la convención.
Stanton no buscaba solamente el derecho al voto, también quería el derecho a la educación secundaria, la vida profesional y el derecho legal de ser dueña de propiedades y obtener el divorcio. La Convención de 1848 en Seneca Falls Stanton aclaró que el propósito de la reunión era discutir los "derechos y condiciones sociales, civiles y religiosas de la mujer". Fue en ese momento cuando Stanton introdujo su "Declaración de Sentimientos" (inglés). El documento causó una gran impresión ante los presentes y se dudó y debatió bastante antes de pedir las firmas de los hombres que participaron en el encuentro. Una de las partes más significativas del evento fue cuando las mujeres pidieron a los hombres que dieran su opinión. Sólo uno de ellos quiso expresarse al respecto, el líder abolicionista y ex esclavo Frederick Douglass. El segundo día de la Convención se leyó ante todos la declaración de Stanton, que comenzaba con la frase "todos los hombres y mujeres son creados iguales". Además del derecho al voto, el documento mencionaba diversas formas en las que el hombre oprimía a la mujer, la discriminación legal especialmente hacia las mujeres casadas, los derechos de la mujer en el trabajo, educación y en la iglesia. La declaración concluye insistiendo que se permitiera inmediatamente a las mujeres gozar de los mismos derechos y privilegios que les pertenecían como ciudadanas de Estados Unidos. 100 personas firmaron el documento, 68 mujeres y 32 hombres. Una gran aliada En 1951 Stanton conoció a Susan B. Anthony. Ambas forjaron fuertes lazos en su lucha por los derechos de la mujer. Stanton y Anthony pudieron sacar provecho de su experiencia en el movimiento abolicionista en el que sus esposos se involucraban. Anthony abogó por el derecho al voto de la mujer en cada Congreso desde 1869 hasta 1906. Stanton se involucró además en otras fases del movimiento como por ejemplo, la reforma del divorcio. Las dos lucharon muchas batallas en nombre de los derechos de la mujer. La lucha por el derecho al sufragio femenino fue arduamente larga. Después de la Declaración de Sentimientos en 1948, pasaron 72 años de movimientos, organizaciones y protestas antes de que la mujer por fin recibiera el derecho al voto, mediante una enmienda a la Constitución de Estados Unidos.

miércoles, 4 de junio de 2014

Saran Keïta Diakité








Ha escuchado a innumerables mujeres contar las atrocidades que han sufrido las personas de su país, Malí, maltrecho por la guerra a manos de grupos armados desde el golpe de estado militar ocurrido en marzo de 2012. Dijo entonces: "Sabemos que en los conflictos armados son las mujeres las que pagan el precio más alto. Las mujeres no piden guerra. Las mujeres no hacen la guerra. Sin embargo, las mujeres son las principales víctimas de la guerra. Las mujeres y los niños, las mujeres y sus cónyuges, las mujeres y sus hermanos. Con cada muerte, son los padres, hermanos, hijos o esposo de una mujer. Así que las mujeres están en el centro de la cuestión". También ha participado en las conversaciones de paz para restaurar seguridad para las mujeres en Malí, con argumentos como éste: "Las mujeres son la clave para la paz. Las mujeres entienden el valor de la vida. Las mujeres aman la vida. Las mujeres dan vida. Las mujeres salvan vidas".

martes, 3 de junio de 2014

Vandana Bahadur Maida




Construye puentes y escuelas en India. Madre de tres hijos y ama de casa durante más de diez años, su oficio es construir puentes y escuelas en Khankhandvi, un pueblo muy poblado del estado de Madhya Pradesh, en India. Pese a la oposición de su familia y a las normas culturales que definen el lugar de la mujer en la sociedad, fue electa presidenta del consejo comunal del pueblo, convirtiéndose en la primera mujer 'sarpanch' (líder comunitaria). Su elección supuso toda una novedad tanto para el pueblo como para la familia de Vandana, quien sustituyó a su marido en el consejo comunal, del que fue miembro sin llegar a ser nunca líder. Vandana está determinada a lograr con sus planes un cambio duradero para su comunidad. Está concienciando al consejo comunal acerca de los programas estatales susceptibles de apoyar las iniciativas de saneamiento, salud y educación en su aldea. Gracias a los excelentes resultados registrados, hoy se le considera una líder que cumple las promesas. El consejo que dirige ha construido un estanque en el pueblo para luchar contra la constante escasez de agua que padece su comunidad, así como la primera escuela del pueblo, para que los niños no tengan que abandonar la escuela, tal y como tuvo que hacer Vandana al terminar de cursar la secundaria.