lunes, 29 de septiembre de 2014

Premio Príncipe de Asturias por luchar contra la violencia sexual



La periodista congoleña Caddy Adzuba ha sido galardonada con elPremio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014 por su labor de defensa de los derechos de las mujeres y activismo frente a la violencia sexual que sufren en zonas de guerra.
Nacida en Bukavu (República Democrática del Congo) en 1981 y licenciada en Derecho por la Universidad Oficial de Bukavu, Caddy Adzuba trabaja como periodista en Radio Okapi, una emisora que surgió como iniciativa de la ONU y que retransmite en todo el territorio de la República Democrática del Congo.
Es miembro de la Asociación de Mujeres de Medios de Comunicación del Este de Congo, gracias a la cual han podido denunciar la violencia sexual que sufren las mujeres de este país.
A pesar de que cuenta con la protección de Naciones Unidas, Adzuba vive amenazada de muerte desde que denunció la violencia sexual que sufren las mujeres de su país y ha estado a punto de morir asesinada hasta en dos ocasiones.
En España obtuvo en 2009 el III Premio Internacional de Periodismo 'Julio Anguita Parrado', y el premio de la asociación de mujeres periodistas 'El Club de las 25'. En 2010 la Cátedra Unesco de Comunicación de la Universidad de Málaga le concedió el Premio Internacional Libertad de Prensa 2010.
Ahora toda su labor ha sido reconocida con el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia, galardón que hasta ahora han recibido muy dos mujeres más: la política colombiana Ingrid Betancourt y la escritora británica J. K. Rowling.

Injusticias que no cesan

La República Democrática del Congo lleva 20 años sumida en una situación constante de emergencia provocado por un conflicto de guerras incesante en las provincias orientales del país. Las mujeres son el sector de la población que más están sufriendo las injustas consecuencias de ese conflicto.
Como cuenta el periodista Alberto Rojas en El Mundo y según el American Journal Public Health, 400.000 mujeres al año reconocen haber sido violadas. Cerca de 1.100 mujeres al día que padecen mutilaciones genitales, golpes y agresiones sexuales con total impunidad para los violadores, quienes en ocasiones están hasta respaldados por leyes injustas. En la mayoría de los casos, estas mujeres (y también niñas) rechazan acudir al médico por miedo a sufrir el rechazo de la familia y de sus maridos.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Jane Campion



Jane Campion nació en Wellington, New Zealand, en abril de 1954. Su madre era la actriz neozelandesa fallecida en 2007, Edith Campion. Estudió en la Victoria University of  donde ontuvo una licenciatura en Antropología en 1975; más tarde estudió y realizó un posgrado en pintura en el WellingtonSydney College of the Arts.

Campion recibió clases en la Australian Film Television and Radio School. En ella adquirióel conocimiento que le ha permitido tener una carrera cinematográfica en la que ha dirigido 14 películas, ha producido tres y ha escrito ocho. 

Su primer cortometraje "Peel" (1982), ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 1986. Otros cortos de su creación incluyen "Passionless Moments" (1983), "A Girl's Own Story" (1984) y "Friends" (1986) (TV), todos los cuales ganaron premios australianos e internacionales.

Escribió y dirigió su primer largometraje "Sweety" en 1989, el fue multipremiado en Australia y en los Estados Unidos. 

A "Sweety" le siguió "Un ángel en mi mesa" (1990) una dramatización basada en la autobiografía de la escritora Janet Frame, que también ganó varios premios, entre ellos elLeón de Plata en el Festival de Venecia

El reconocimiento internacional le llegó con su película "El piano" (1993). Con esta película ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1993 y el premio al mejor director delAustralian Film Institute. La película -que narra la historia de Ada (Holly Hunter), una mujer muda que junto con su hija (Anna Paquin) y su piano viajan a Nueva Zelanda atendiendo una propuesta matrimonial-, también acapararía la atención de la crítica norteamericana siendo premiada con un Oscar al mejor guión cinematográfico. Campion fue la segunda directora nominada al Oscar a la mejor dirección en la historia de la Academia.

El trabajo de Campion ha tratado desde entonces de movilizar la opinión del público. En 1996 dirigió la cinta "Retrato de una dama", basada en la novela de Henry James, y protagonizada por Nicole KidmanJohn Malkovich y Viggo Mortensen. 

En "Holy Smoke" (1999) volvió a unir a Campión con Harvey Keitel (anteriormente habían trabajado juntos en "El piano"), esta vez con el protagonismo femenino de Kate Winslet

Su siguiente film, "In the Cut" (2003), es un thriller erótico basado en el bestseller de la escritora Susanna Moore, que proporcionó a Meg Ryan la oportunidad de desencasillarse de los papeles de cine familiar.

Actualmente trabaja en el proyecto de la película "8", una compilación de 8 cortometrajes dirigidos por 8 directores (entre ellos Gael García BernalGus Van SantWim Wenders) contando historias y opiniones acerca del progreso y los desafíos que enfrenta nuestro planeta. 

Para el 2009 se espera "Bright Star", película escrita y dirigida por ellaque abordará el romance del poeta del siglo XIX, John Keats con Fanny Brawne, explotando una vez más el vasto y enredado universo de las relaciones humanas.

Jane Campion
 vive habitualmente en Sidney, Australia. En 1992 se casó con el asistente de dirección Colin Englert, con quien tuvo un hijo. 

jueves, 25 de septiembre de 2014

Amma y la mística del abrazo



Amma domina la enorme carpa desde su trono. Miles de personas esperan su turno para recibir un abrazo de la gurú india. La cola avanza con lentitud. Cuando llega el momento, un discípulo ayuda al peregrino a arrodillarse y empuja con suavidad su cabeza hacia Amma. Entonces ocurre el abrazo. Unos duran unos segundos; otros, minutos. Una bendición murmurada al oído y un caramelo o una fruta ponen fin al encuentro. La ceremonia se prolongará durante horas, en ocasiones hasta 20 sin descanso. Amma abraza en malayalam, la lengua del estado indio de Kerala. Pero eso no impide a miles de occidentales sucumbir a su abrazo. Lleva repartidos 30 millones de abrazos por todo el mundo.
El mensaje de Amma contiene resonancias de diversas creencias y filosofías: «Actúa con compasión y ama a todos los seres humanos». Está mujer de 57 años, formas redondas y con vetas plateadas en su oscura melena es hindú, pero su religión «es el amor y el servicio a los demás».
Alabada como una mesías, unos la consideran una «Mahatma», un alma grande, como Gandhi. Para otros es mucho más. «Amma es un avatar. Cada cierto tiempo se produce una reencarnación de la divinidad. Vino Buda, después Jesús. Ahora Amma», explica Rosa, una española de 30 años que visita con frecuencia el ashram de Amritapuri, la capital de los abrazos. Si Cristo convirtió el agua en vino, a la gurú india se le atribuye la transmutación del preciado líquido elemento en leche.
La niña mística Sudhamani fue tomada por loca y expulsada de su familia. Hoy, con el nombre Mata Amritanandamayi Devi, más conocida como Amma o madre, da consejo a primeros ministros y poderosos políticos. A orillas del mar Arábico, en el sureño estado de Kerala, la choza donde nació se ha convertido en un enorme ashram o monasterio. En la temporada alta de verano, antes de que la santa emprenda uno de sus maratonianos «tours» para abrazar al mundo, hasta 3.000 personas —gran parte occidentales y muchos españoles— ocupan las espartanas habitaciones compartidas. El atuendo blanco inmaculado —a imagen y semejanza de Amma— abunda.
Su mensaje es antiguo, pero la «santa» ha abrazado el mundo moderno. Una «gurú 2.0». Ofrece rezos desde Internet. Sus actividades se pueden seguir en Twitter y cuenta con grupos de fans en Facebook. En su web se celebran subastas de objetos bendecidos o usados por ella. Con fines caritativos. Para ella existen la pobreza espiritual y la material.
Caridad y donativos
A base de abrazos ha levantado un emporio humanitario que lidia con las dificultades más terrenales. Tras el tsunami de 2004 donó 16 millones de euros para la reconstrucción de Kerala. Ha levantado 40.000 viviendas por toda la India, ofrece sanidad gratuita a miles de personas en sus hospitales. Cuenta con universidades. Legó a destinar un millón de dólares para los afectados por el Katrina.
Se estima que sus ingresos anuales se sitúan alrededor de 60 millones de euros. El dinero procede de donaciones y venta de productos, como vídeos de sus enseñanzas y muñecas con su aspecto. En sus viajes alrededor del mundo la acompaña un séquito de 150 voluntarios y es recibida por multitudes allí donde va. Hace dos años congregó a 35.000 personas en Barcelona.
Cuando se le pregunta a Amma por qué abraza, ella, que gusta de metáforas, responde que sería como preguntarle al río por qué fluye.

martes, 23 de septiembre de 2014

Alfonsina, esa mujer inolvidable






Hace 70 años, la poetisa suizo-argentina Alfonsina Storni se arrojó al mar y con su muerte dio vida a uno de los mitos más románticos y trágicos de la historia de la literatura hispánica. Maestra, actriz, periodista, escritora y madre soltera, derritió el cemento de la Buenos Aires del siglo XX con sus versos y desafió todos los prejuicios.

Quien lee la obra de Alfonsina Carolina Storni (así reza su partida de nacimiento extendida el 22 de mayo de 1892, en Sala Capriasca, cantón Tesino) puede vislumbrar a la mujer que hay detrás de la poesía:

Una mujer de principios de siglo que escribe con una voz femenina y potente, que es sensual, pasional y cerebral, al mismo tiempo que contradictoria y anímica. Una mujer fuerte y débil a la vez, que trasluce las escenas clave de su historia, sin excederse ni esconderse del todo.

La artista que aunque menuda fue 'loba' para defender a su cría y que supo coquetear con las letras rozando lo que muchos, en su época, creían indecente...

Del Tesino a San Juan

Los Storni llegaron en 1870 a la provincia argentina de San Juan. No eran una familia pobre, como se dice, sino que tenían negocios prósperos en la zona de Cuyo, entre ellos la compañía 'Cerveza Los Alpes, de Storni y Cía'.

Alfonso Storni, padre de la poetisa, se reunió con sus hermanos que ya estaban instalados en Argentina, pero en 1880 retornó a Suiza donde se casó con Paolina Martignoni, maestra de escuela, y con quien regresó a San Juan.

Sus primeros dos hijos nacieron en Argentina (María en 1887 y Romeo en 1888). En 1891 Alfonso, que no lograba adaptarse, viajó junto a su esposa al Tesino donde, un año después, nació Alfonsina.

Cuando tenía apenas cuatro años, sus padres volvieron a San Juan. La casa familiar, entonces, funcionaba como un centro social y era visitada por artistas y escritores.

Rosario, tierra de intelectuales

En 1901 Alfonso se muda con su familia a Rosario (provincia de Santa Fe) e instalan el 'Café Suizo', un negocio que 'sobrevivía' y en el que Alfonsina, con sólo 10 años, trabajaba de mesera (camarera).

Los momentos difíciles se profundizaron con la muerte del padre en 1906. Con una familia numerosa, a Paolina se le hacía cuesta arriba sostener la economía familiar, y Alfonsina, con 14 años, comenzó a trabajar en una fábrica de gorras.

Luego de incursionar casi casualmente en el teatro y emprender una gira de un año por todo el país con la compañía del actor español José Tallaví, la incipiente poetisa decide, en 1909, abandonar las tablas y comienza a estudiar para maestra en la Escuela Normal Mixta de Maestros Rurales, de Coronda (Santa Fe) hasta 1911, cuando se gradúa.

En Rosario se involucra en diversas actividades y comienza a frecuentar los nacientes círculos intelectuales de la ciudad, donde se reúnen escritores y políticos.

En esa época ya escribía, recitaba y se conectaba con dos revistas literarias bastante interesantes: 'Mundo rosarino' y 'Monos y Monadas'. También, según historiadores y biógrafos, en ese tiempo le llegó el amor...

Buenos Aires, un refugio entre la multitud

Soltera y con sólo 19 años, la poetisa emigró sola a Buenos Aires para criar a Alejandro Alfonso, nacido el 21 de abril de 1912.

Alfonsina tuvo que abrirse paso a comienzos de siglo en 'la gran ciudad' y convertirse en madre y padre: al año de nacer su hijo, su pericia para la redacción le valió un empleó en la firma 'Freixas Hermanos', una empresa importadora de aceite de oliva, bajo el cargo de 'corresponsal psicológica', donde tenía que responder cartas de quejas y consultas de los clientes.

Fue en las oficinas de esta empresa que Alfonsina escribió su primer libro de versos:

"...estoy encerrada en una oficina; me acuna una canción de teclas; las mamparas de madera se levantan como diques más allá de mi cabeza; barras de hielo refrigeran el aire a mis espaldas; el sol pasa por el techo pero no puedo verlo; bocanadas de asfalto caliente entran por los vanos y la campanilla del tranvía llama distante.

Clavada en mi sillón, al lado de un horrible aparato para imprimir discos, dictando órdenes y correspondencia a la mecanógrafa, escribo mi primer libro de versos, un pésimo libro de versos. ¡Dios te libre, amigo mío, de La inquietud del rosal! Pero lo escribí para no morir"

sábado, 20 de septiembre de 2014

Gertrude Stein




 Escritora estadounidense que causó un gran impacto en la cultura del siglo XX, tanto por su personalidad como por su papel de mecenas de las artes y su propia producción literaria. Nació en Allegheny (Pennsylvania), el 3 de febrero de 1874. Estudió en el Radcliffe College y en la facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. En 1903, se estableció en París, donde vivió el resto de su vida con su amiga, la escritora estadounidense Alice B. Toklas. Sus primeras obras de éxito fueron Tres vidas (1908), un estudio sobre la personalidad de tres mujeres, y Ser norteamericanos (1925), una novela sobre la historia sociocultural de su propia familia. En ambos casos desarrolla un estilo narrativo alejado de las convenciones, en el que la trama queda casi eliminada y emplea una prosa libre y radicalmente innovadora en lo que a sintaxis y puntuación se refiere. Stein continuó experimentando con las posibilidades del lenguaje durante toda su vida. En Conferencias (1935), una colección de charlas pronunciadas durante una breve gira por Estados Unidos, en 1934-1935, explica algunas de sus teorías sobre la composición literaria. Otras obras anteriores a la II Guerra Mundial son Brotes tiernos (1915), un libro de poesía experimental; la novela Lucy Church Amiably (1930); la Autobiografía de Alice B. Toklas (1933), que es en realidad su propia autobiografía; Cuatro santos en tres actos (1934), una ópera con partitura del compositor estadounidense Virgil Thomson y París, Francia (1940), una visión de su país de adopción. En Las guerras que he visto (1945) Stein relata su vida cotidiana en Francia bajo la ocupación alemana, durante la II Guerra Mundial, mientras que en Brewsie y Willie (1946) ofrece un agradable retrato de los funcionarios estadounidenses con los que mantuvo amistad en Francia. Entre sus escritos publicados póstumamente figuran La madre de todos nosotros (1947), una ópera basada en la vida de Susan B. Anthony, con música de Virgil Thomson, Ultimas óperas y dramas (1949) y Retratos (1951). La casa de Stein-Toklas en París fue durante muchos años el punto de encuentro de un importante grupo literario, donde escritores estadounidenses como Sherwood Anderson, Ernest Hemingway y Thornton Wilder eran animados por Stein a desarrollar su propio estilo. Stein fue una de las primeras mecenas de comienzos del siglo XX y colaboró de forma activa con los pintores del movimiento cubista. Ella y su hermano figuran entre los primeros coleccionistas de la obra de Picasso, Matisse y Braque, con quienes mantuvo una estrecha amistad. A través de sus escritos y su representativa colección personal de obras contemporáneas sumamente innovadoras, Stein supo llamar la atención de un amplio círculo internacional sobre el arte moderno. Murió en París, el 27 de julio de 1946. Sus archivos y documentos fueron legados a la Universidad de Yale, mientras que su colección de arte fue objeto de litigio familiar durante años y finalmente se dispersó entre diversas colecciones estadounidenses.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Éste es el mundo de Yayoi Kusama



La octogenaria artista japonesa Yayoi Kusama tendrá su primera retrospectiva en el País, una muestra que permitirá conocer la obra que es, a la vez, su vida.

"Vivo para mi trabajo, por lo tanto, no hay distinción entre mi vida diaria y mi práctica artística", afirma a REFORMA.

Nacida en 1929, internada voluntariamente en una clínica psiquiátrica en 1977, donde ha vivido desde entonces, la artista presenta Yayoi Kusama. Obsesión infinita, exposición que abrirá el 26 de septiembre en el Museo Tamayo, proveniente de Brasil, como parte de una gira por Latinoamérica que inició hace dos años en Buenos Aires.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Lo que no sabías de Coco Chanel

coco.jpg
Si alguna vez te has preguntado quién fue Gabrielle “Coco” Chanel, esa legendaria mujer que revolucionó el mundo de la moda creando hermosos vestidos, versátiles bolsos y perfumes que han trascendido a lo largo de los años, tenemos 10 datos que te ayudarán a entender un poco más la vida de la diseñadora.

a06540357.jpg
1. En su acta de nacimiento su nombre fue escrito como Chasnel, lo que provocó que los historiadores tuvieran problemas para descifrar su ascendencia.
2. A pesar de que nunca se casó, tuvo numerosos romances con playboys y millonarios europeos que jugaron un importantísimo rol en su vida romántica y financiera.
3. Para evitar que la gente descubriera su pasado pobre, Chanel fue conocida por inventar historias de su pasado y de sus padres.

coco-chanel-portrait-1962-1363297901.jpg
4. Chanel comenzó su carrera diseñando sombreros, los que después se convirtieron en un hit entre la aristocracia parisina.
5. Antes de convertirse en una leyenda de la moda, Coco trabajo como dependienta en una pequeña calcetería.
6. La diseñadora vivió en el glamouroso Hotel Ritz por más de 30 años. Se rumora que el oficial alemán Dincklage (con quien tuvo un amorío) hizo los arreglos necesarios para que Chanel se quedará en el Ritz (lugar favorito de los nazis) durante la ocupación alemana.

news_photo_32965_1358037092.jpg
7. En 1921 Chanel lanzó Chanel No. 5. El nombre de la popular fragancia se debe a que el número 5 era el favorito de la diseñadora, incluso a la hora de seleccionar el aroma, eligió la quinta muestra. Actualmente se vende una botella de Chanel No. 5 cada 30 segundos.
8. Su madre murió de tuberculosos cuando tenía 12 años, y su padre dejo la familia, por lo que pasó los siguientes 6 años en un orfanato.
9. Chanel inventó el Little Black Dress (pequeño vestido negro) en 1936, el cual fue denominado por Vogue París como el “Ford de Chanel” por su versatilidad y practicidad.
 10. Tanto ella como su marca son reconocidos mundialmente por su bisutería, zapatos bicolor, bolsas acolchadas y chaquetas de tweed.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Retrato íntimo de la verdadera Amy Winehouse



Sentados en un famoso restaurante de Miami mientras en la calle llovía a cántaros, Amy Winehouse y su por entonces nuevo marido, Blake Fielder-Civil, tenían un montón de cosas que celebrar. Rehab estaba subiendo como la espuma en las listas de éxitos, y aquella misma mañana la pareja se había escapado para casarse. Cuando le sirvieron el enorme cóctel de fresa helada que había pedido, Winehouse se quedó extasiada por su aspecto: “¡Se llama El Gran Rosarita!”.
Estaba entrevistando a Amy Winehouse para la portada que ROLLING STONE hizo en 2007, aunque ya nos habíamos conocido hacía cinco días, en Toronto. El anuncio de su boda fue una completa sorpresa. Durante nuestro primer encuentro, Amy había estado inconsolable tras una violenta pelea con Fielder-Civil. En el restaurante, me echó una rápida mirada y señaló mi mejilla. “Tienes una pestaña”, dijo con dulzura. “Tienes que pedir un deseo. Podría quitártela yo, pero quedaría raro si acercara una mano y tocara tu cara”. Su tierno gesto fue igual de cautivador que perturbadora su evidente intoxicación, y el polvo blanco que asomaba en su nariz tras sus frecuentes visitas al baño. “Cuido de la gente,” comentó más tarde: “Soy muy leal. Muy protectora. Siempre estoy saliendo en defensa de alguien”.
Ésta era la Amy Winehouse que sus amigos y familiares conocían: una persona de naturaleza dulce y maternal que al mismo tiempo sentía un irrefrenable apetito por la autodestrucción. Todo acabó de forma trágica el pasado 23 de julio, cuando fue encontrada sin vida a los 27 años. “Hace tres años, Amy consiguió vencer su adicción a las drogas”, señaló su padre en el funeral que se celebró en Londres el 26 de julio, al que asistieron amigos como Kelly Osbourne y Mark Ronson
Mientras Back to black, su segundo y definitivo disco, volvía a llegar al número uno en algunos países, las multitudes se congregaban fuera de su casa de Camden, en Londres, creando un improvisado panteón conmemorativo con flores, dibujos, cigarrillos y botellas de vodka. “Ella sabía de lo que era capaz y ni siquiera tenía que intentarlo”, escribió Adele, cuyo arrollador éxito de ventas sería difícil de imaginar de no haber sido por Amy. “Si ella quería hacer algo, lo hacía, y si no quería, no. Amy allanó el camino para artistas como yo”, se confesó Adele.
Dejamos el tema Back to black:
La voz de Amy era ronca, sensual y triste, la de un corazón melancólico marinado en whisky y humo de tabaco. Sonaba como si fuera de otra época, y recordaba a Sarah Vaughan, Billie Holiday e incluso a Janis Joplin, quien, al igual que Jimi Hendrix, Jim Morrison, Brian Jones y Kurt Cobain murieron a los 27 años. “Nunca he visto a ningún otro artista improvisar como si alguien le estuviera apuñalando el corazón”, dice Zalon Thompson, corista de Winehouse y amigo cercano. “Cuando cantaba era como si estuviera leyendo su diario. Parece algo muy sencillo, pero de verdad conseguía conectar. Era una verdad andante”, añade.
Back to black fue un clásico instantáneo, con una asombrosa mezcla de soul moderno y retro que atrajo a un público muy variado, y que vendió más de 10 millones de ejemplares en todo el mundo. Su rompedor single, Rehab, era puro Winehouse: ingenioso, desafiante, autocrítico y, de alguna forma, esperanzador. Nunca se disculpó por sus demonios personales, y tras el éxito de Rehab, incluso hizo de esos demonios su marca personal. Era descarada en sus abusos con el crack, la cocaína y el alcohol: reinaba el caos allá donde fuera, desde aparecer borracha en el concurso británico Never Mind the Buzzcocks, a interrumpir a Bono cuando éste recibió un premio gritándole: “¡Cállate ya! ¡Me importa una mierda!”.
Winehouse conoció a Fielder-Civil –un ayudante de producción audiovisual– a los 22 años en un bar, y su intermitente relación acabó por deshacer lo que ya era de por sí una frágil personalidad. Los conciertos pasaron a ser algo secundario: prefería andar pendiente de su “pequeño”. Sus rupturas previas habían sido devastadoras para ella, e inspiraron los momentos más oscuros de Back to black, como Wake up alone, una descorazonadora balada tan deprimente como su título sugiere: Despertándome sola. “Me sentía fatal por el modo en el que nos tratábamos el uno al otro”, contó después de haberse casado: “Creí que nunca nos volveríamos a ver de nuevo. Ahora sólo quiero disfrutar de mi marido”. El plan se desbarató: un año después, Fielder-Civil sería sentenciado a 27 meses de cárcel por acusaciones de asalto e intento de soborno.
Amy y Blake, un amor destructivo.
Amy nació en Southgate, al norte de Londres. Era una niña judía que creció oyendo a clásicos populares como Frank Sinatra o Dinah Washington. Sus padres, Mitch, taxista, y Janis, farmacéutica, se casaron con veintipocos y se separaron cuando Amy tenía nueve años. Aunque ella y su hermano mayor, Alex, vivían normalmente con Janis, Amy se consideraba a sí misma una niña de papá (incluso llevaba la frase tatuada en su hombro izquierdo). Mientras estábamos en Toronto en 2007, su padre vino a la ciudad a pasar unos días, y quedó claro que Amy se desvivía por él: hasta le hizo un sándwich de pavo con pepino que él dijo que le recordaba a uno de pan judío con plátano que ella solía hacerle años antes. “Fui una niña muy tonta, muy hiperactiva”, comentó entonces.
A los 10 años, Winehouse ya había formado un dúo de rap con su mejor amiga inspirado en Salt-n-Pepa llamado Sweet ’n Sour. Un par de años después empezó a tocar la guitarra de su hermano Alex. “Cuando conseguí un poco de dinero me compré la mía propia, así podía tocar cuando quería”, comentó: “Siempre había escrito poemas y cosas del estilo, así que componer canciones no fue nada difícil”. Demostró que era una joven promesa en la Escuela de Teatro de Sylvia Young y estudió brevemente en la reputada Brit School for Performing Arts, la misma a la que asistiría Adele años después. Se hizo un piercing en la nariz, empezó a fumar marihuana y dejó el colegio a los 15 años.
Winehouse entró a cantar en un grupo de jazz a los 16 años, y ofreció conciertos en solitario –sola con la guitarra– unos años más tarde. No pasó mucho tiempo hasta que un amigo le ofreciera gratis su estudio para que grabara algunas maquetas, pero Amy se quedó perpleja:“Nunca creí que ser capaz de cantar tuviera nada de especial”, comentó: “Y tampoco entendí que podía entrar en un estudio sin pagar, y escribir las canciones que yo quisiera. No entendía el porqué”.
En 2002 firmó un contrato de representación con 19 Entertainment –la empresa de Simon Fuller, creador de American Idol, el Operación Triunfo americano– , un contrato editorial con Emi y uno con el sello Island UK. Ese mismo año, se fue a Miami a grabar su primer disco con Salaam Remi, productor de grupos como Nas o The Fugees. “Llegó, se sentó y yo le pregunté: ‘¿Qué es lo que tocas?”, recuerda Remi, que seguiría trabajando con Amy hasta su muerte. “Cogió una guitarra acústica, empezó a cantar La chica de Ipanema y casi literalmente iluminó la sala”, señala Remi. Su disco de debut de 2003, Frank, con toques de jazz, obtuvo grandes críticas y varios premios en Inglaterra.
Pero, por muy bueno que fuera su debut, nada hacía presagiar el éxito de su secuela. En Back to black, Winehouse sufrió una gran transformación: de una prometedora artista convencionalmente bonita a una diva tatuada con un enorme moño que cantaba canciones sobre amor desesperado. Empezó a salir con Fielder-Civil en 2005. La pareja solía ir a un bar del barrio londinense de Camden, en cuya gramola sonaban clásicos de Motown y el pop de los grupos de chicas. Allí jugaban al billar y, sobre todo, bebían. Para ella, el cambio de registro que sufrió su estilo –del casi jazz de sus comienzos al sonido del soul sesentero deBack to black– tuvo mucho que ver con su transición de fumadora de marihuana a bebedora. “Solía fumar mucha hierba”, contó a ROLLING STONE. Y añadió: “Supongo que si tienes una personalidad adictiva, cambias un veneno por otro. La mentalidad de la hierba es muy hip–hop, y cuando hice mi primer disco, lo único que escuchaba era hip-hop y jazz. Esa mentalidad es muy defensiva, del tipo: ‘Que te den, no me conoces’. Mientras que la mentalidad del bebedor es: ‘La tragedia soy yo, te amo, voy a tirarme a la carretera a por ti y no me importa si no me miras siquiera, porque siempre te amaré”.
Ella volvió a contar con el productor Salaam Remi para varias partes de Back to black, pero el destino la acabaría uniendo al otro productor del disco, Mark Ronson, que había cimentado una gran reputación como dj, y también había producido temas para Lily Allen, Sean Paul y Christina Aguilera. Ronson reclutó al octeto de Brooklyn de funk y soul Dap-Kings para que apoyaran a Winehouse en temas como You know I’m no good o Rehab, dándoles un toque retro muy auténtico y molón que encajaba perfectamente con la estética de Amy. “Era obvio que ella conocía la diferencia entre lo que sonaba bien y lo que no”, dice el guitarrista de los Dap-Kings, Binky Griptie, que tocó con ella en la gira de 2007 y continuó manteniendo su amistad. “Tenía muy buen gusto. Eso es cada vez más raro. Hay demasiados artistas cuyas colecciones de discos sólo se remontan a cinco años atrás. Tienes que saber algo de historia musical, y ella la conocía. Por eso estamos aquí sentados hablando sobre ella”, afirma Griptie.
Mark Ronson: “Amy es mi alma gemela musical”.
Ronson vio a la cantante del vozarrón y pintas de mala chica como parte de una tradición de artistas femeninas que la conectaban con aquellas de los años sesenta. “Las Shangri-Las tenían esa misma actitud: chicas jóvenes de Queens con cazadoras de moteros”, contó Ronson a ROLLING STONE hace un tiempo: “Amy tiene una estética alucinante, y es brutalmente honesta en sus canciones. Hace mucho tiempo que nadie en el pop admite sus defectos, porque todo el mundo está obsesionado intentando transmitir perfección. Pero Amy dice: ‘Sí, me emborraché y me caí, ¿y qué?’. No es vanidosa ni le importa la fama.Tiene suerte de ser tan buena, aunque ni siquiera necesita serlo”,
Tras conocer el fallecimiento de Amy, Ronson expresó su dolor en Twitter: “Era mi alma gemela musical y lo más parecido a mi hermana. Éste es uno de los días más tristes de mi vida”.
La exposición a la que Amy se vio sometida por su inmensa fama –y la demanda de giras que siguió al éxito del disco– aceleró su declive. “Siempre estaba cuestionando su capacidad”, señala Dougie Charles-Rider, un viejo amigo de Amy y dueño del pub Hawley Arms, su lugar favorito en la ciudad: “Se tomaba un chupito de tequila o una copa de vino para relajar los nervios. Según pasó el tiempo, fue necesitando cada vez más cantidad para conseguirlo, yacabó perdiendo el control”. Además, su vulnerabilidad era evidente para la gente más cercana a ella. “Una vez, en la gira de Back to black, el mánager estuvo como loco buscando a Amy, que ya llevaba dos horas de retraso”, añade Charles-Rider: “De repente, alguien llama a la puerta, la abro, y es Amy. Se metió en la habitación corriendo, saltó sobre mi cama y se metió dentro del edredón. Estaba muerta de miedo.”
Amy pasó brevemente por un centro de desintoxicación a comienzos de 2008 después de que el diario sensacionalista The Sun publicara un vídeo en el que se le veía fumando crack. Más tarde, Winehouse le diría a Claire Hoffman, de ROLLING STONE, que tomó drogas durante toda su estancia en el centro de rehabilitación. Justo después de que ganara sus cinco premios Grammy, recibiéndolos vía satélite por un problema con su visado, el foco de atención cambió de esperar su siguiente disco a esperar su próxima humillación pública. En medio de su separación con Fielder-Civil tras su encarcelamiento, las cosas fueron aún a peor. Uno de los peores momentos, que alguien grabó y que acabó colgado en YouTube, muestra auna destrozada Amy junto al excantante de los Libertines Pete Doherty jugando con un pequeño ratón blanco, y sus uñas llenas de algo que parece ser resina negra. Amy permaneció con la guardia baja a pesar del ejército de paparazzi que esperaban a las puertas de su casa (y a quienes algunas veces les pedía que le hicieran algunos recados).  “Para ser sincera, mi marido no está aquí, me aburro y soy joven”, le dijo Winehouse a ROLLING STONE “Me sentí como si no hubiera nada por lo que mereciera la pena vivir. Fueron mis momentos más bajos.”

Amy junto a un lugareño de la isla caribeña donde residió unos meses.
Pero a comienzos de 2009 parecía encontrarse mejor. Pasó varios meses en la isla caribeña de Santa Lucía, donde informó de que había dejado las drogas duras. El rostro demacrado de la cantante empezó a ser más saludable, y pareció que la isla le hizo resurgir. Hizo grandes amigos entre la gente local, en particular con Marjorie Lambert, de 57 años, dueña del restaurante Marjorie’s Beach, un bonito bar de bambú y madera cuyas especialidades son el marisco al estilo criollo y el ponche de ron con especias. Amy encontró en el complejo  Cotton Bay Village la privacidad que nunca tuvo en Londres. A veces tocaba alguna canción en el piano de media cola que había en la entrada del hotel o sorprendía a los turistas cantando temas de Back to black en el karaoke que había en el bar de Marjorie. Se hizo tan amiga de uno de los seis nietos de Lambert, una niña de ocho años llamada Dannika, que incluso se planteó adoptarla. Y le pagó una operación de hernia a un amigo de Lambert que no podía permitirse los 4.000 euros que costaba. “Ayudó a mucha gente aquí”, recuerda Lambert: “Era amiga de todo el mundo, y le encantaban los niños. Aquí estaba como nosotros, se sentaba, comíamos justos y hasta contaba chistes”.
Winehouse y Fielder-Civil se acabaron separando en 2009, cuando él aporto para el divorcio unas fotos de ella acurrucada junto a otro hombre en Santa Lucía. Se divorciaron oficialmente en agosto de ese mismo año. Por cierto, Fielder-Civil acaba de volver a entrar en prisión para cumplir sentencia de 32 meses por robo y tenencia de armas. A principios de 2010, Amy mostró más signos de recuperación cuando volvió a trabajar junto a Ronson para grabar la versión del clásico de Lesley Gore It’s my party para un disco tributo a Quincy Jones. En esas sesiones se mostró feliz y saludable. También se mantenía ocupada de otras formas: creó un sello discográfico, Lioness [Leona], para publicar las canciones de su ahijada musicalDionne Bromfield, una cantante de soul adolescente que perseguía los pasos de su madrina. En marzo de 2011, se unió a Tony Bennet en los estudios Abbey Road para grabar el estándar de jazz de los años 30 Body and soul, para el segundo disco de duetos de Bennet, que saldrá próximamente. “Era alguien con extraordinarias aptitudes musicales y una extraña intuición como vocalista”, recuerda Bennet: “Era una persona encantadora e inteligente.Cuando grabamos juntos, su actuación fue extraordinaria, llena de alma”.
Por mucho que apreciara Camden, el áspero barrio del norte de Londres en el que Winehouse vivió desde que se emancipara, no era un buen lugar para escapar de los malos hábitos. En los días posteriores a su muerte, los vecinos incluso decían que sus juergas no eran tan malas comparadas con las del resto del barrio. “La gente se suele referir a Camden Town como el lugar en el que se reúnen los drogadictos y las almas perdidas”, dice Richard Osley, subdirector del periódico Camden New Journal. “La gente de Camden le tenía mucho cariño. Si ella era un desastre, era su desastre. Todo el mundo sentía lo mismo: los vecinos, los periodistas locales, los bares, el bar de kebabs Marathon, donde ella solía comer a altas horas de la noche… Por eso la gente tenía esperanzas en su recuperación”, señala Osley.
Al planear una gira europea de 12 fechas para la pasada primavera, Winehouse ingresó, a petición de su padre, en la famosa clínica londinense Priory (donde acuden muchos famosos a desintoxicarse) para una “evaluación de la rehabilitación”. Salió de la clínica una semana más tarde: le permitieron completar el resto del tratamiento como paciente externo para que pudiera salir de gira. Su representante publicó una nota de prensa afirmando que Winehouse estaba “lista para tocar en Europa en verano y deseando empezar”. “Antes de empezar, todo parecía ir a la perfección: tocó en el garito londinense 100 Club, y aquí también”, confirma Charles-Rider, del bar Hawley’s Arms. “Y parecía muy motivada. El color había vuelto a su cara y había ganado un poco de peso: era como si la vieja Amy estuviera de vuelta”, afirma Rider.
Amy junto a su padre: “Soy una niña de papá”, decía.
Pero su primer concierto de la gira, en el parque Kalemegdan de Belgrado, en Serbia, el 18 de junio, fue un desastre. Ante un público de 20.000 personas, una visiblemente borrachaAmy intentaba recordar las letras, se perdía las entradas de los músicos e incluso dejó de cantar estrofas enteras mientras sus coristas continuaban. La gente empezó a silbar, y ella les tiró un zapato. El 21 de junio, después de que un vídeo de su actuación recorriera todo el mundo, su representante anunció que la cantante “cancelaba todas las actuaciones programadas”,  los 11 conciertos restantes. “Todo el mundo desea hacer lo posible para lograr que se recupere completamente, y tendrá todo el tiempo necesario para conseguirlo”, decía su representante. Su última aparición pública fue tres días antes de su muerte, cuando salió al escenario en una actuación de Dionne Bromfield en el Camden Roundhouse, bailando cerca de su ahijada mientras ésta cantaba Mamma said, de las Shirelles. Estaba sobria pero nerviosa: más parecida a una niña que a una leona.
El vídeo de su desastrosa actuación en Belgrado:


Amy estaba ansiosa de que llegaran los días luminosos. Su productor, Salaam Remi, dice que Winehouse debería haber asistido a la boda de su primer mánager, Nick Shymansky, el día después de su muerte, y que él, ella y Nas tenían planes para irse de vacaciones a Barbados el próximo otoño para celebrar que el rapero y la cantante cumplían años el mismo día, el 14 de septiembre. “Solíamos hablar por Skype durante dos o tres horas”, dice Remi. Y añade: “Ella estaba mejor que hace tres años, eso seguro, y en un lugar diferente. Se ha ido, pero lo que ha hecho, perdurará para siempre”.