domingo, 31 de enero de 2016

Alice Catherine Evans.Microbióloga que demostró que el Bacillus abortus causaba la brucelosis




Alice Catherine Evans (29 de enero de 1881-5 de septiembre 1975). Microbióloga estadounidense.

Fue investigadora en el Department of Agriculture de EE.UU, donde investigó la bacteriología de la leche y el queso.

Demostró que el Bacillus abortus causaba la brucelosis tanto en el ganado como en los seres humanos. 

Al ser mujer y no doctora, su estudio fue recibido con escepticismo.

Evans advirtió que la leche cruda debía pasteurizarse para proteger a las personas de esta enfermedad. Tras estudios de otros científicos que ratificaron las investigaciones de la microbióloga, sus hallazgos llevaron a la pasteurización de la leche en 1930, reduciéndose la incidencia de la brucelosis de manera significativa.

lunes, 18 de enero de 2016

El nuevo-nuevo-feminismo, totalmente desorientado sobre si está bien o mal hacer felaciones






El nuevo-nuevo-feminismo -el que habla de una “cuarta mujer” que nace en respuesta a la “tercera mujer” planteada por el feminismo de “tercera ola” vigente en los noventa, y que nace como respuesta al feminismo de “segunda ola” surgido durante los sesenta y que no era más que una actualización del feminismo de principios de siglo- está ya completamente desorientado sobre si está bien o mal que una mujer se arrodille ante un hombre para practicarle una felación, según han informado diversas fuentes.
Según teóricas cercanas a este nuevo-nuevo-feminismo, diversos grupos de estudiosos y estudiosas de esta corriente ideológica intentarán responder ante esta angustiante duda en el congreso “I Congreso Nuevo-nuevo-feminismo, la cuarta ola, ¿qué hacer ante una polla?” que se celebrará en Asturias la semana próxima.
“Con el feminismo surgió un modelo de mujer que luchaba por ser igual al hombre en todos los aspectos posibles y por vencer al yugo del patriarcado”, explica la experta Sonia Nargüelles, autora de varios artículos sobre esta cuarta ola del feminismo. 
“El nuevo feminismo nació como respuesta a ese primer feminismo excesivamente simplista, postulando una mujer segura de sí misma y autónoma pero que sí podía exhibir orgullosa sus atributos femeninos y disfrutar de su cuerpo y de su sexo. Y ahora ha surgido un nuevo-nuevo-feminismo que nace en respuesta a este último y que, sinceramente, ya no sabe muy bien cómo enfrentarse al tema de comer pollas”, explica la filósofa.
“Y para eso vamos a celebrar este congreso, para salir de dudas”, ha aclarado en referencia al simposio.
Según la filósofa, las sucesivas corrientes feministas que matizan las anteriores han llevado a una encrucijada ideológica “en la que ya no sabemos qué hacer ante un pene tieso: si hay que agarrarlo con las dos manos mostrando orgullo o darle un puñetazo mostrando orgullo”.
“Lo que tenemos claro es que nadie tiene que decirnos lo que tenemos que hacer, eso sí que lo tenemos claro”, ha aclarado a los periodistas la autora de “Überuterus contra el patriarcado” (Gedesa 2011).
“También parece evidente que no hay que depilarse, esto sí que toda la literatura lo confirma”, ha añadido la filósofa para concluir. “Claro que quizá habría que matizarlo si se da el caso de que una mujer quiere realmente depilarse mostrando orgullo”.






domingo, 17 de enero de 2016

“¿Acaso no se puede ser guapa y estar gorda?”










“Me han dicho en contadas ocasiones lo de ‘eres muy mona, si adelgazaras serías mucho más guapa’. La sinceridad, por delante. La hipocresía no tiene cabida en el vocabulario de Ana Pizarro, conocida en la blogosfera como The Duchess. Ella, que protagoniza la última campaña de la división de moda europea de Amazon, se muestra orgullosa de sus curvas. “El problema es que siempre se ha relacionado la gordura con la fealdad y en esto los medios y el canon impuesto han tenido mucho que ver¿Acaso no se puede ser guapa y estar gorda?“, apunta. Pizarro se define como curvy –ese anglicismo que tanto se prodiga últimamente en las revistas de tendencias para reivindicar una necesaria amplitud de miras al idealizar el cuerpo femenino–, aunque reconoce que “no deja de ser un eufemismo“. Esta bilbaína –fotógrafa, modelo y conocida blogger– asegura que el adjetivo en ciernes no le molesta porque “se aleja del típico ‘gorda’ que muchas de nosotras estábamos acostumbradas (y aburridas) a oír en el instituto. Yo soy curvy y estoy gorda y ninguno de los dos términos me molesta porque es lo que soy. Otra cosa es que las palabras sean dichas con intenciones dañinas y en un contexto de crítica y de burla”, apunta. Pizarro pone rostro y voz al lema I wish I could wear (ojalá pudiese vestirme), la última campaña de Amazon que, bajo el incansable tirón del femvertisingpublicitario, centra su mensaje contra la tiranía de una talla única y hace hincapié en que cualquier mujer, sea como sea, puede sentirse guapa:

La Tate Modern nombra a su primera mujer directora




Frances Morris será la nueva directora de la Tate Modern, la cuarta en la historia del museo de arte contemporáneo más visitado del mundo, según ha confirmado el centro londinense a EL PAÍS. Morris asumirá su nuevo puesto “antes del final de este año”, según la Tate, y se convertirá en la primera mujer directora del museo. Será también la primera ciudadana británica al frente de la institución, por la que han pasado hasta la fecha tres directores: el sueco Lars Nittve, el español Vicente Todolí, que la capitaneó entre 2003 y 2010, y el actual, el belga Chris Dercon.
En la actualidad Morris es directora de colecciones de arte internacional, y seguirá en ese puesto hasta que tome el relevo de Dercon, que dejará el museo para dirigir el teatro experimental de Berlín Volksbühne en 2017. Con el anuncio de la partida de Dercon el pasado mes de abril, el director del grupo Tate, Nicholas Serota, perdía a sus dos lugartenientes en apenas dos meses: en marzo se anunció que Penelope Curtis, directora de la Tate Britain, dejaría su cargo para incorporarse al Calouste Gulbenkian de Lisboa.
Con la designación de Morris, la Tate apuesta por una persona muy respetada en el mundo del arte y que conoce bien el funcionamiento del grupo de museos, de titularidad pública, que incluye la Tate Modern y la Tate Britain, ambas en Londres, además de otras sedes en Liverpool y St Ives. Morris empezó a trabajar en la Tate como comisaria en 1987, y se incorporó a la Tate Modern, la antigua central eléctrica a orillas del Támesis convertida en museo por los arquitectos Herzog & de Meuron, desde que se inauguró en el año 2000.
La nueva directora, según ha reconocido el propio museo, ha sido clave en el desarrollo del alcance internacional del museo y ha impulsado la presencia de mujeres artistas. Ha estado detrás de grandes exposiciones como la retrospectiva dedicada a Louise Bourgeois en 2007 o la exposición de Agnes Martin el año pasado.
Morris, licenciada en Historia del Arte por Cambridge, asumirá la dirección en un momento crucial para el museo, que recibe una media de cinco millones de visitantes al año: el próximo mes de junio está prevista la inauguración de una ampiación del museo, que ha costado 260 millones de libras y que dotará a la Tate Modern de un 60% más de espacio expositivo.
El relevo en la Tate Modern se suma al de otros dos de los de los grandes museos londinenses, que también cambiaron de director recientmente. La National Gallery nombró al italiano Gabriele Finaldi, procedente de El Prado, y el Museo Británico eligió al alemán Hartwig Fischer.

jueves, 14 de enero de 2016

Diane Pernet, la opaca mirada de la moda



Diane PernetGalería
Con un abanico, otro de sus accesorios preferidos.
Miguel Villalobos
Desde que hace dos décadas dejara de ser diseñadora decidió reinventar su vida pasando del backstage a la primera fila de las pasarelas. Cambió Nueva York por París y se convirtió en editora de moda de las cabeceras más influyentes. A partir de ahí nació su gran proyecto, el blog A Shaded View on Fashion, el lugar (virtual) en donde cualquier promesa de la industria desea estar. Considera que la reciente Semana de la Moda de París ha vivido una edición poco memorable, aunque resume los grandes momentos destacando la propuesta de Rick Owens, como es habitual en ella, la diversión y el glamour de Givenchy, además de la gran fiesta de Lanvin, el adiós de Raf Simons en Jil Sander y la potente colección de Ann Demeulemeester.
Para alguien tan inquieto como Pernet era cuestión de tiempo que las posibilidades audiovisuales de su publicación online derivaran en algo aún más grande. Su casi homónimo festival de cine – ASVOFF, de carácter itinerante -, hermana las dos disciplinas, afianzando un subgénero casi inédito hasta el momento. “Las películas de moda nacieron a partir de la urgencia real por insuflar nueva vida a través de la magia del cine a un área creativa algo encorsetada. El festival da la oportunidad a talentos de ambas áreas, y de otras también, a buscar la excelencia y a conquistar nuevos territorios en territorio aún inexplorado“. Aún se sorprende de la evolución de este crossover y de lo rápido que ha pasado “de la experimentación libérrima a convertise en un bona fide de las artes, con un preciado valor comercial“, defiende, en constante apoyo a su proyecto.
Pernet con Rossy de Palma en una edición del festival ASVOFF.
Laura R Sentís
Aunque las nuevas tecnologías le hayan dado el empujón definitivo fue a principios de los 90 cuando ASVOFF nació en la mente de Pernet, tras una frustrante experiencia colaborativa con el director Amos Gitai, para quien creó el vestuario de GolemL’Espirit d’Exile. “De él aprendí el miedo que existe entre cineastas y diseñadores de vestuario. Se puede decir que sus temores plantaron esta semilla“. Considera que el alemán Fassbender –Querelle– y el británico Peter Greenaway –The Pillow book– sí que han sabido incorporar la moda a sus películas, como también lo han hecho recientemente filmes como ShameThe Iron Lady o The Artist.
Cada nuevo paso que da se abre un nuevo camino y ahora ella, que es la que suele registrar las creaciones ajenas para su blog, es quien se pone ante la cámara para protagonizar el documental del francés Benjamin Seroussi. “Diane es un ser maravilloso que está por encima de lo que entendemos por cotidiano, pero a la vez es una persona accesible y cariñosa“, cuenta sobre la cazadora de tendencias el fotógrafo Benjamin Seroussi. Entre sus planes está el de crear vídeo-retratos sobre grandes personalidades que destaquen por su iniciativa. “La elección de Diane caía por su propio peso. Es difícil encontrar a una persona que de tanto de sí misma para promocionar el esfuerzo de otros. Ella ya había sido fotografiada, ilustrada e incluso se habían hecho esculturas. Yo quería sublimar su figura“, dice el francés. La generosidad de la estadounidense con Seroussi fue tal que accedió a romper para él su estricto código estético, de negro onmipresente, para lucir otros colores como el blanco y el rojo en prendas que el japonés Yohji Yamamoto diseñó en los últimos 20 años.
La cinta se proyectó hace unas semanas durante la reciente edición del certamen en su visita a Barcelona, una de las ciudades favoritas de Pernet. Su primer encuentro con la ciudad fue durante un viaje de juventud y de un billete de tren que le dio acceso a toda Europa. “Aún recuerdo esa actitud de vive y deja vivir que podías notar simplemente observando a la gente en la calle, tan distinta a la de París. Daba la impresión de que allí uno se sentía permanentemente de vacaciones – aunque no estuviera descansando -. Por ejemplo, sigo sin entender cómo podéis cenar tan tarde y levantaros tan temprano para ir a trabajar“.

Carmena, la mujer que escucha más que habla


La nueva alcaldesa de Madrid, en sus años de juventud.



En el humilde barrio de Entrevías, en Vallecas, hay muchas madres, ya algunas de ellas abuelas, que es hablarles de Manuela Carmena (Madrid, 1944) y sacudirles la emoción. Cuando era lajuez de vigilancia penitenciaria número 1 de Madrid, allá por los 90, recibía sin dudarlo a las madres de los presos, muchos de ellos enganchados a la heroína. Charlaba con ellas. Conocía sus problemas. Las ayudaba, como cuando permitió que llamaran desde los juzgados a sus hijos en la trena porque no había otra vía de comunicación. 
En aquella época, sus compañeros de trabajo la llamaban 'La visionaria'. No se cortaba. Denunció que no había tratamiento reeducador en las cárceles, que eran guetos, que estaban masificadas. Era un referente. Abogada de formación, magistrada, y fundadora de Jueces para la Democracia, a Carmena siempre la distinguió su capacidad de escuchar los problemas de la gente. Lo hacía entonces. Y lo hace ahora. 
Amable, directa, tenaz, Carmena dice las cosas como las piensa, "pero lo que más destaca es su capacidad de escuchar", señala una de sus colaboradoras. "Las cosas que le cuenta la gente luego ella las incorpora a su discurso". Tanta es su ansia de conocer diferentes realidades que incluso tiene que aplazar o cancelar actos porque se le escurre el tiempo en la charla con vecinos. Durante la pasada campaña, a veces iba a los actos en bici, a la que es muy aficionada desde joven; otras, la mayoría, en metro. 
Su objetivo fue siempre trabajar por una sociedad más justa. Primero como abogada, durante 15 años, luego como magistrada, otros 30 y, ya jubilada, como candidata de la plataforma municipalista Ahora Madrid, que las elecciones del 24-M la convertirán finalmente en alcaldesa de la capital. Fueron a buscarla, y a ella le costó tomar la decisión. Pensaba que el relevo estaba en los jóvenes. Al final aceptó tras conocer que sería Esperanza Aguirre su rival, cuyo modo de hacer política, dice, "ha generado la corrupción", pero desde el principio marcó distancias con algunas ideas de Podemos. 
Presidenta de sección en la Audiencia Provincial, juez decana de Madrid, vocal del Consejo General del Poder Judicial... su conocimiento en leyes es muy vasto. En sus actos, prometía reforzar la coordinación con los juzgados para que los desahuciados no se queden sin casa, una gestión "familiar" de la economía municipal, pactos...
Cercana a los ideales del 15-M -se autodefine "de izquierdas" - y taimada, no ha respondido a los ataques que le ha lanzado Aguirre, que tuvo que llamarla para pedirle perdón después de decir públicamente que no era juez por oposición. La candidata del PP, que veía en ella a la rival con más proyección, sugirió presuntas irregularidades en los negocios de su marido durante la campaña electoral. "Yo no voy a hacer eso, entrar en lo personal". Ella quiso plantear una campaña desde el "optimismo". "Es que el pesimismo es reaccionario". 
Amante de la literatura y la filosofía, tiene una tienda en Malasaña, Zapatelas, en la que vende los zapatos que ella misma diseña y los juguetes para niños elaborados en las cárceles de Alcalá-Meco y Aranjuez. 
Ahora, quiere hacerle unos zapatos a medida a una ciudad descalza tras la deuda mil millonaria que dejó Ruiz-Galardón.

miércoles, 13 de enero de 2016

Rada Boric: "Las mujeres vivimos permanentemente en una guerra"





La activista Rada Boric cree que las mujeres "viven en guerra todos los días". Es más, asegura que no hay mucha diferencia entre estar o no estar en la guerra, o entre ser o no ser una refugiada porque, según la ONU, una de cada cuatro mujeres sufrirá algún tipo de violencia de género a lo largo de su vida. Lo dice con conocimiento de causa porque lleva más de 20 años trabajando en la lucha por los derechos de las mujeres.

Profesora y escritora, fue vicepresidenta del Lobby Europeo de Mujeres hasta octubre de 2014 e integrante del Comité Directivo de la Iniciativa de las Mujeres Premio Nobel, ha participado este mes en el ciclo "Mujeres contra de la impunidad" en la Casa Encendida de Madrid con una conferencia bajo el título: "Los Balcanes, 20 años después: de Srbrenica a las refugiadas y refugiados de Siria" en la que ha analizado el hecho de que la península balcánica se haya convertido en la principal puerta de entrada a Europa para las personas refugiadas de Siria y de otros países en conflicto. Entre sus éxitos, destaca su trabajo en el Centro de Mujeres Víctimas de la Guerra en Zagreb en los años 90 y la elaboración del primer diccionario finlandés–croata que contempla el género femenino.


¿Cuándo decidió involucrarse en la defensa de derechos de las mujeres?

Creo que fui feminista mucho antes de ser profesora. En los años 80 me dieron una beca para dar clases en Indiana (Estados Unidos) y me sorprendió algo que descubrí haciendo una investigación sobre mujeres en la educación. El decano de la universidad afirmó que las mujeres, por nuestras habilidades vocales (es decir, que no podemos levantar la voz tanto como los hombres y que no somos lo suficientemente autoritarias), no podemos enseñar a una clase con un público grande, y que sólo podíamos dar clases a grupos pequeños. ¡Esto me revolvió el estómago! Me enfadó mucho porque yo soy muy vocal, se me oye muy bien cuando hablo. Yo era socialista y venía de Yugoslavia, donde las mujeres y los hombres eran iguales. Saber que existía injusticia hasta en la educación, habiendo igualdad en la educación europea entre hombres y mujeres, fue lo que me convirtió en feminista.

En 1991, simplemente, tuve que volver a casa porque la guerra había empezado y miles de mujeres, niños y ancianos de Bosnia y Herzegovina necesitaban ayuda. Entonces empecé a trabajar con mujeres en campos de refugiados y fundamos el Centro de Mujeres Víctimas de la Guerra en Zagreb. Creo que si no lo hubiese hecho no me hubiese mantenido “mentalmente sana”. En los 90 predominaba el discurso del odio hacia los otros, al igual que hoy, estábamos “nosotros” y “ellos”. Yo veía llegar mujeres que venían de Bosnia, mujeres sin más. Para mí no eran serbias, musulmanas o croatas. Eran mujeres que necesitaban apoyo y así es como comencé.

En 2010, la revista 'Forbes' la nombró una de las feministas más poderosas del mundo. ¿Qué influencia real cree que tiene en la sociedad?

Sobre Forbes tengo que decir que, como feminista, me disgustan estas top list, no creo que sea ni la séptima ni la mujer número 77.777 que tiene influencia en el mundo. Las mujeres deberíamos estar en contra de esta forma de jerarquía en la que hay algunas que van en primer lugar, segundo o tercero. Creo que somos más defensoras de una jerarquía horizontal. Y en cuanto a ser influyente, creo que en mi sociedad sí lo soy. Diría que soy una creadora de opinión porque los periodistas me piden que hable sobre justicia y también llevo el centro para estudios sobre la mujer. Intento corregir el lenguaje que usan nuestros medios de comunicación también. En el día a día sí influyo, pero no diría que son una persona influyente a nivel mundial.

Además, acabé el diccionario finlandés-croata y recibí de la presidenta finlandesa una medalla de honor que se llama Caballero finlandés de la Rosa Blanca. Normalmente va dirigido a los caballeros por lo que fue muy bonito ver ese cambio, que fuese una mujer, Tarja Halonen, la expresidenta finlandesa que estuviese dando un premio (conocido por su titularidad masculina) a una mujer. Creo que son cambios muy pequeños que sí demuestran lo que las mujeres pueden conseguir.

Ha sido profesora, activista, escritora, vicepresidenta del Lobby Europeo de Mujeres hasta octubre de 2014 e integrante del Comité Directivo de la Iniciativa de las Mujeres Premio Nobel. ¿De qué éxito profesional o personal está más orgullosa?

Rada Boric./ J. T.
Rada Boric./ J. T.
Mi mayor éxito ha sido acabar el diccionario finlandés–croata, que incluye el género femenino. El finlandés es muy difícil. No tiene género, no tienen ni siquiera un pronombre como “él” o “ella” como tenemos en la mayoría de los idiomas. Pero en el croata, sí. De modo que traducir cada palabra finlandesa me llevó el doble de tiempo, y es más, tuve que inventarme algunas palabras para incluir el género femenino. Sólo el hecho de reescribir 40.000 palabras de un idioma a otro es mucho. Además, también fue un éxito personal porque me demostré a mí misma que podía hacerlo, aunque me llevase seis años acabarlo.

En el Centro de Mujeres Víctimas de la Guerra en Zagreb, fundada en 1992, ¿cómo era su trabajo con las refugiadas?

Cuando empezamos, evidentemente, no las dividíamos por su etnia o por su nivel socioeconómico o por su sexualidad. Para nosotros, eran mujeres. Sabíamos exactamente que cuando habían sido violadas era por el simple hecho de ser mujeres, no por ser de un sitio u otro. No preguntábamos a las mujeres de dónde venían, estábamos ahí para ayudarlas. Ahora tenemos la misma situación con la crisis migratoria en Europa. Hasta nuestro propio presidente está diciendo que “no todos los refugiados son sirios, ya que algunos son de Irak o Afganistán”, y yo me pregunto: ¿Qué pasa, que hay un ambiente maravilloso y pacífico allí? Están juzgando vidas humanas. Nuestro enfoque (en Zagreb) era confiar en las mujeres y escucharlas, apoyarlas y, paralelamente, intentar trabajar como lobby para defender sus derechos y cambiar la situación. Trabajábamos con mujeres en grupos pequeños, de 15 mujeres y dos profesionales. Yo no tenía un título profesional, hice un curso intensivo de tres meses para darme suficiente formación para poder reconocer un caso de violencia de género, pero luego yo remitía los casos a verdaderos profesionales. Mi tarea era la de luchar para que se cambiasen las leyes.

La ACNUR informó recientemente de que ha recibido repetidas denuncias de abusos sexuales a niños y mujeres refugiados durante su travesía hacia los países del norte de Europa por parte de los traficantes de personas. Desde su experiencia, ¿cómo se puede ayudar a estas víctimas?

Mi preocupación es que conocemos muy poco sobre las mujeres que están haciendo este camino y lo que está pasando en este viaje. Existen diferentes tipos de violencia sexual cuando hay un conflicto. Está la violencia sexual pre-guerra, que consiste en violar a dos o tres de un pueblo para que los residentes tengan miedo y los rumores se extiendan. Hay violaciones durante el conflicto, inmediatamente después de la guerra, las hay en los campos de refugiados… La violación va de la mano de la guerra. Yo diría que las mujeres vivimos permanentemente en una guerra. No hay una gran diferencia para nosotras entre estar o no estar en una guerra o entre ser una refugiada o no serlo. Mientras hablamos ahora mismo, una mujer en España estará siendo violada. Es horrible admitirlo, pero gracias a la guerra de Bosnia tenemos los casos que se juzgaron en el Tribunal de la Haya, donde por primera vez se consiguió que se considerase la violación en la guerra como un crimen contra la humanidad. Por otro lado, si pensamos en la cultura que hemos recibido... por ejemplo los secuestros a mujeres que hacían los dioses griegos… ¿qué secuestro? Era violación. En ese sentido, vemos la cultura de la violación a diario.

V-day es un movimiento global no muy conocido en España. Como coodirnadora local en Croacia, ¿podría explicar en qué consiste?

Lo organiza One Billion Rising (un movimiento activista que lucha para acabar con la violencia de género en el mundo, en español, ‘Un Billón de Pie’). Comenzamos en 2002 con una campaña muy grande. Un grupo de mujeres nos enviaron propuestas creativas para combatir las violaciones. V day comenzó por Los monólogos de la vagina, una obra escrita por la feminista estadounidense Eve Ensler que se ha convertido en el epicentro del movimiento activista. Gracias a esta activista y a su obra, se creó One Billion Rising. ¿Por qué un billón? La ONU ha publicado datos que aseguran que una de cada cuatro mujeres sufrirán algún tipo de abuso sexual a lo largo de su vida, esto se traduce en un billón de mujeres. Es un dato horrible. Cada 14 de febrero, cuando se celebra San Valentín, se organiza un evento en la plaza central de cada ciudad, normalmente una coreografía que todo el mundo se anima a bailar. Un año fue “un billón por la justicia” por lo que nos plantamos delante de los ministerios de justicia o de los juzgados exigiendo justicia para las mujeres. Es importante incluir a hombres, hombres conocidos, artistas, presidentes, presentadores de TV… Además, el acto es muy bonito, las mujeres suelen vestir de rojo, bailan una coreografía llamada Rompe la cadena, pero cada país lo hace de una manera muy diferente. El año pasado se celebró en 206 países. Lo que quiero hacer diferente este año es ir a una zona marginada, no a las ciudades centrales, para concienciar a esa parte de la población. 

La inventora del lavavajillas, Josephine Cochrane (1839-1913)





En 1850 Joel Houghton patentó la idea de fabricar un lavavajillas que nunca se llevó a cabo. Unos treinta años después, una mujer patentaría y construiría ella misma la primera máquina para lavar platos de manera mecánica. Esa mujer, Josephine Cochrane, fue una dama de la alta sociedad quien, gracias a su ímpetu y su determinación, puso en el mercado uno de los aparatos domésticos que hoy en día no falta en muchos de nuestros hogares. 

Josephine Garis Cochrane nació el 8 de marzo de 1839 en el condado de Ashtabula, en Ohio. De su infancia se sabe muy poco, solamente que vivió buena parte de su infancia junto a su padre, John Garis, entre Ohio e Indiana. Huérfana de su madre, llamada Irene Fitch, y con su única hermana lejos de casa, Josephine se crió junto a John, un ingeniero hidráulico que a buen seguro inculcó en su hija el interés por la mecánica y la ingeniería.

Tras estudiar en la escuela, Josephine vivió un tiempo con su hermana en Illinois hasta que contrajo matrimonio. Tenía diecinueve años cuando Josephine se casó con William Cochran, un hombre de negocios dedicado también a la política del que adoptó su apellido añadiéndole una "e" al final.

La señora Cochrane se convirtió pronto en una dama de la alta sociedad y una perfecta anfitriona. En sus largas y continuas veladas había mucho trabajo por hacer, entre otras cosas, limpiar los múltiples platos que se ensuciaban. Evidentemente ella no hacía aquella tediosa tarea reservada al personal de servicio de su casa pero la ruptura de muchas piezas de su lujosa vajilla empezó a suponer para ella un problema, sobre todo si tenemos en cuenta que algunos de los platos de los que disfrutaban sus invitados era porcelanas chinas del siglo XVII.



Mujer emprendedora y defensora de la máxima "si quieres algo, hazlo tú mismo", decidió diseñar una máquina que lavara su suntuoso arsenal de cocina. Dentro de una caldera de cobre dispuso una rueda con una serie de compartimentos con cables en los que cupieran a la perfección platos, vasos y otros utensilios. Dicha rueda se movía gracias a un motor mientras entraba y salía por distintos conductos agua con jabón. Había nacido la conocida como "Lavavajillas Cochrane".

Pronto la invención de su artilugio llegó a oídos de distintos hoteles y restaurantes de la zona que obligaron a Josephine a patentar y fabricar de manera más o menos masiva su nuevo invento, presentado de manera oficial en la Exposición de Chicago de 1893 donde ganó el premio al mejor invento.

Josephine Cochrane fundaría la Companía Garis-Cochran que sería uno de los remotos orígenes de la empresa Whirpool.

Josephine Cochrane fallecía el 3 de agosto de 1913. 

martes, 12 de enero de 2016

La Russe Olga Kisseleva mesure l’électromagnétisme










L’artiste russe Olga Kisseleva oscille entre arts et sciences. Hier, elle a mesuré les ondes électromagnétiques dans les lieux emblématiques de la ville, qui inspireront sa prochaine exposition.






sábado, 9 de enero de 2016

“Nuestros enemigos son el cinismo y la impotencia”


“Nuestros enemigos son el cinismo y la impotencia”
“Estos días nos buscan por todas partes a los cuatro que nos dedicamos a esto. Nos faltan cabezas, manos y cuerpos. O empieza a haber más gente que se dedique a la Filosofía o no daremos abasto”, bromea al teléfono Marina Garcés (Barcelona, 1973), y hace un llamamiento a la matriculación masiva en las facultades de Filosofía que resulta sorprendente en los tiempos del Plan Bolonia. Se disculpa por no haber visto antes los correos electrónicos pidiéndole una entrevista y contesta las preguntas –y alguna repregunta– por escrito después de una larga jornada dedicada a la experimentación teatral. Garcés participa en el proyecto escénico Praxis, de Ernesto Collado, que tiene como trasfondo algunas ideas de su anterior libro, Un mundo común (Edicions Bellaterra).
El libro Filosofía inacabada (Galaxia Gutenberg), que acaba de publicar, ha agotado rápidamente la primera edición. ¿A qué atribuye la buena acogida?
Creo que ha llegado en un buen momento, en el que la filosofía despierta con necesidades nuevas, que desbordan los marcos académicos, y es capaz de proporcionar herramientas para aprender a mirar el mundo de otro modo, algo que necesitamos con urgencia. Mi libro aporta la posibilidad de rebelarnos contra las narraciones del final de la historia –también de la historia de la Filosofía– y atravesar la crisis sin autoengaños ni falsas esperanzas. Estamos en un mundo que se agota. Por ello, necesitamos de la potencia de inacabamiento que tiene el pensamiento. Es decir, abrir otras posibilidades de vida. El mundo actual se acerca peligrosamente a ser invivible. Nuestro desafío, hoy, es construir formas de vida basadas en la cooperación, la reciprocidad y el compromiso.
¿Quién potencia las narraciones del final de la historia?
Esas narraciones fueron promocionadas por aquellas ideologías que querían neutralizar los deseos de transformación revolucionaria en un horizonte caracterizado por el triunfo del capitalismo global. El relato de la globalización, muy publicitado en los años noventa, venía a decirnos que ya habíamos alcanzado el horizonte último de la humanidad y que ya sólo cabía obtener y capitalizar sus beneficios. Junto a estas narraciones, otras más sombrías hicieron suyas, también, este fin de la historia. Son todas aquellas que nos sitúan, ya solamente, en un ruinoso después de todos los proyectos. En un post que pretende condenarnos a una existencia póstuma.
¿Qué relación mantienen hoy día la política y la ética? Como sociedad, parece que hemos aceptado que se incumplan programas electorales por sistema y que no haya que dimitir ni asumir responsabilidades morales por casos de corrupción.
La política y la ética, como ya sabían muy bien los griegos que inventaron estas palabras, se continúan: nuestros modos de vivir (ethos) determinan la manera como tomamos decisiones colectivas para la ciudad (polis). Pero la modernidad separó tajantemente la vida privada de la vida pública, el hombre privado del hombre público y, por tanto, la ética y la política. Tenemos que cuestionar radicalmente esta separación. No es una cuestión de coherencia, como se dice ahora. Es una cuestión de justicia. No podemos ser políticamente justos sin ser éticamente honestos.
En cuanto a la autodenominada “nueva política”, ¿puede esperarse algo realmente diferente o es una simple novedad en términos de marketing?
Para mí, el lenguaje de la novedad viene impuesto por la lógica del mercado, que necesita renovar continuamente estilos, caras y generaciones. No tenemos que caer en su trampa. Esta lógica del mercado es la hija perversa de la ideología de la modernidad, que nació como la proclamación de un tiempo nuevo y que acabó identificando todo lo viejo como malo y todo lo nuevo como bueno. En ese momento fue necesario hacer un corte con la tradición. Hoy no necesitamos más y más novedad. Necesitamos reconquistar el sentido de nuestras palabras, de las palabras fuertes. Yo no quiero una política nueva, quiero una política justa, igualitaria, valiente, desafiante, cuidadosa, autónoma, libre, etc. ¡Cuánta riqueza de vocabulario, de ideas y de posiciones se pierde bajo la doctrina de la novedad!
A menudo, conjugar valores y modo de vida parece misión imposible. ¿Cómo gestionamos nuestras incoherencias personales?
El valor de la coherencia tiene, hoy, un problema de escala: vivimos con la vida estallada en múltiples dimensiones que no coinciden ni encajan entre sí. Hace no muy pocas décadas, ser coherente era más fácil, porque la vida transcurría en unos marcos políticos, nacionales, familiares, culturales y personales muy estrechos y definidos. Hoy ya no es así. Cada acción individual tiene a la vez una dimensión planetaria inconmensurable y unas implicaciones colectivas a muchos niveles distintos. Hay que aprender a tejer nuevas relaciones entre todas estas dimensiones, de forma que la acción buena, justa o correcta las comunique de alguna manera. Con ello conseguiremos conjurar los dos peligros de nuestra situación contemporánea: el cinismo y la impotencia. La impotencia es la consecuencia de no conseguir conciliar los efectos de los distintos planos en los que nos movemos. Percibimos, entonces, que nada tiene el resultado deseado. El cinismo es la otra cara de lo mismo: puesto que nada resulta ser lo que desearíamos, opto por sacar de ello el mayor beneficio personal. Nuestro enemigo no tiene que ser la incoherencia, sino la impotencia y el cinismo.
¿Están las mujeres más expuestas a las incoherencias del sistema? En teoría, las leyes aseguran su igualdad, pero la práctica es muy distinta y siguen siendo discriminadas por su sexo. ¿Cómo se resuelve ese conflicto?
Este desencaje entre la igualdad legal y la desigualdad social, cultural, corporal, económica, etcétera, no es una incoherencia, es una injusticia. Por lo tanto, es algo frente a lo que seguir luchando, con esquemas que necesariamente tienen que ir cambiando. No es lo mismo reivindicar el voto y el acceso a un mundo laboral estable, como en los siglos XIX y XX, que pensarnos iguales y libres en una formalmente igualitaria pero sociedad precarizada. Junto a la igualdad, tenemos que pensar y poner en práctica la reciprocidad, que es concreta y diversa. Compromete radicalmente nuestras prácticas y nuestras formas de vida, entre mujeres, entre mujeres y hombres, entre adultos y niños, entre jóvenes y mayores. ¿Cómo sostener nuestros compromisos diversos y necesariamente diferenciados, de manera igualitaria y recíproca en una sociedad que no estabiliza la vida, sino que la violenta y la precariza cada vez más? En esta pregunta está, para mí, todo nuestro dolor pero también toda nuestra lucha.
¿Cómo podemos mejorar colectivamente? ¿De qué modo se puede pensar, y sobre todo crear, “un mundo común”?
A la vez que nos maltratamos y nos destruimos socialmente, creo que cada día estamos haciendo, creando y compartiendo aquello que nos hace mejores. Más que preguntarnos “¿qué debemos hacer?”, tenemos que preguntarnos “¿qué estamos haciendo?”, e ir más allá. No creo en los proyectos de futuro ni en las narraciones que prometen esperanza. Creo más en la confianza que se dice, se hace y se da en presente. Confiar es apostar y aprender a relacionarnos con lo que no sabemos de los demás, con lo que no sabemos si acabará bien o mal. Sólo así nuestro hacer será un estar haciendo y nuestros deseos se convertirán en desafíos vivibles.

jueves, 7 de enero de 2016

WISLAWA SZYMBORSKA, UN GENIO





Seguro que algunos lo habrán pensado ya. Pero no viene mal repetirlo cuando la injusticia o la incorrección son tan vulgares y repetidas. Cuando en octubre de 1996 le dieron el Nobel de Literatura a una poeta polaca llamada –difícil leerlo-
Wislawa Szymborska (fuera signitos diacríticos) en las redacciones y las editoriales pasó algo muy habitual, nadie sabía nada de esa señora; como mucho se la unía a dos polacos notables pero a mi ver menores, Zbigniew Herbert y Czeslaw Milosz. Szymborska es mejor que ellos, pero prácticamente nadie sabíamos. Yo tampoco. Y hasta de inicio creí (posible pereza intelectual) que sería una poetisa menor a la que convenía premiar para premiar quién sabe qué otra cosa de Polonia. Tuve la suerte de que poco después cayera en mis manos una antología francesa de Szymborska (1923-2012) y con asombro me percaté, empecé a percatarme, de que era sencillamente una poeta clara, original, aguda, sabia, elegíaca, intelectual, vital, en suma singular y maravillosa…
Ahora –desde hace años- está ya bastante traducida al español y hasta disponemos de una biografía suya, “Trastos, recuerdos” (Pre-Textos) y no le gustaban las biografías. Acabo de leer –en parte releer- una “Antología poética” (Visor) de Wislawa Szymborska
en edición y traducción, que suena muy bien, de Elzbieta Bortkewicz. Y al terminar la lectura he vuelto a decirme: Era una mujer genial, maravillosa. Pero sólo la conocimos y apreciamos al final de su vida, viejita (murió con 88 años) y ahora, dentro de poco, hará ya cuatro de su muerte. La injusticia, la pena –y no sólo hay que pensar en Gauguin o Van Gogh- es que estas cosas ocurren con infinidad de creadores notables, sobre todo poetas.  Sólo en Alemania (donde le otorgaron el premio Goethe en 1991) supieron de Szymborska fuera de Polonia algo antes. Sin duda ella era discreta y demasiado inteligente, sin duda desdeñaba la soez vulgaridad de los “trepas” pero, pese a todo, cómo no pensar en la rara e inculta condición humana, sólo con citar tres de sus poemas
magistrales: “Torturas”, “El ocaso del siglo”  o “Cebolla”. Alguno pertenece al que acasosea una de sus libros mayores: “Gente sobre el puente” (1986).  Leamos unos versos sueltos: “Milagro cotidiano:/ el hecho de que hay muchos milagros cotidianos” (…)  “Han sucedido ya demasiadas cosas/ que no debían haber sucedido/ y lo que tenía que pasar/ no ha pasado.” (…) “Malamente preparada para el honor de la vida…” ¿Qué es este brillo, en medio de las vacuas discusiones de los poetas? Es poesía. Inteligente y honda sin oscuridad, luminosa sin vanas rocallas, irónica por elegante, crítica y política sin aspaviento, original hasta el estallido de la pura voz, sabia sin alardes eruditos, refinada sin lazos de satén, profunda y real como profundo y real el respiro… Sinceramente lo repito: Wislawa Szymborska es una de los grandes poetas del siglo XX.A ratos parece querer adoptar un tono menor, porque nunca es vanidosa, pero su dicción y originalidad se vuelven torrente.  Habla de dos enamorados, unidos: “Es bonita esta seguridad,/ mas la inseguridad es aún más bonita.” Humana, terriblemente humana, y por tanto alabadora y denostadora de la humanidad, Szymborska (que sin duda no lo tuvo fácil) es monumental. Sin estatuas vacías.  
Luis Antonio de Villena

miércoles, 6 de enero de 2016

MAKOTA VALDINA PINTO

MAKOTA VALDINA PINTO




Makota Pinto Valdina Sacerdotisa en la tradición Kongo-Angola de candomblé brasileño;  activista por la justicia ambiental; especialista en la curación a base de hierbas y rituales, y uno de los más importantes historiadores y filósofos de la base religión afro-brasileña.


Valdina Pinto de Oliveira nació el 15 de octubre de 1943 en el barrio del Molino Viejo Federación, la ciudad de Salvador, Bahía. Siempre vivió en este barrio que sigue siendo hoy en día un lugar donde la mayoría de la población es negro, y donde la presencia de comunidades de patio Candomblé es sorprendente. Desde su juventud, Pinto Valdina estuvo involucrada en actividades sociales en su comunidad, después de su padre, Paulo Pinto de Oliveira - Paul Master - oa su madre, Eneclides Pinto de Oliveira, más conocido como D. Neca, que era un líder de la comunidad y la primera hija de referencia política.  Makota Valdina ,Pinto  sacerdotisa Viejo candomblé de Salvador de Bahía,conferencista sobre "La religión afro-brasileña y la Justicia Ambiental:. Orishas, Nkisis y el Mundo" Makota Valdina es un especialista en la medicina natural y el ritual del candomblé. Ella es también un educador y activista de la justicia social. Ella es un orador extraordinariamente dinámico y un gran filósofo de las tradiciones africanas indígenas religiosas en la diáspora.  Una controversial y objetivo punto de vista en cuanto a la raza negra descendiente de los esclavos. "No soy descendiente de esclavos, soy descendiente de personas que fueron esclavizadas", dice Makota.
Desde la adolescencia hasta la edad adulta, junto con su familia, con la Asociación de Vecinos del Barrio y la Iglesia Católica, Pinto Valdina lleva a cabo diversas actividades de bienestar para la población, sólo se centra en la alfabetización de adultos como el escritorio principal.  Por su trabajo en la comunidad educativa, es invitada por el Cuerpo de Paz para enseñar portugués en las Islas Vírgenes a un grupo de extranjeros que vienen a Brasil - y aquí comienza a desarrollar un sentido de valor que sus etno-culturales referencias están en la comunidad viviendo. Como maestra de escuela primaria de la ciudad de Salvador, Valdina Oliveira Pinto se jubila a finales de los años 80, el destino de quien da la lección continuará siguiendo su trayectoria.

En los años 70, Valdina abandona el catolicismo, y en 1975, se inicia en la religión del Candomblé. En Terreiro Tanuri Junsara, dirigido por la Sra. Elizabeth Santos?
El tiempo, que se confirma en el cargo de Makota - asesora al Nkisi Nengwa (Madre-de-Santo). Con el inicio, recibe su nombre de África, convirtiéndose en el ZIMEWAANGA Makota.
La iniciación en una religión con raíces africano Pinto Valdina impone una re-visión de la historia y de la cultura en la que se había creado. Todo un conjunto de prácticas cotidianas experimentadas por ella desde la infancia en el gueto negro de la Federación de Old Mill adquiere nuevos significados, significados e importancia de las lecciones aprendidas en el patio de Candomblé.

Entre 1977 y 1978, Pinto Valdina integra la primera clase de la asignatura Introducción a la lengua kikongo, impartido por congoleños Nlaando Lando Ntotila Centro de Estudios Afro-Orientales (CEAO), que marca un nuevo paso en la profundización de su estudio de las culturas de origen Bantu en Brasil - especialmente en los aspectos religiosos. La apreciación de los detalles de la nación de candomblé Angola-Congo, Bantu matriz, ha sido un sello distintivo de Pinto trayectoria Valdina, por lo tanto, se conoce como Makota Valdina.

Otro pensamiento de Makota Valdina es que la comunidad religiosa no debe cerrarse, buscando en lugar de relacionarse con los organismos externos sociales y políticas que se requieren para mantener las tradiciones y la consolidación experimentados en el patio - tradiciones que, por otra parte, va a defender estas contexto más bien custodiado exclusivamente religioso de quien los hace. Cabe señalar que, incluso en tiempos de dictadura política en Brasil, Makota Valdina fue la primera mujer en presidir la Asociación de Vecinos de su barrio, frente a los prejuicios políticos y de género, debido a su oposición inclinaciones e incluso el hecho de ser un papel previamente ocupado por los hombres.

Estas interpretaciones - que son la base de su formación - la llevó a componer durante unos años, la junta de Bahía Federación de culto afro brasileño (FEBACAB), FENACAB actual. Durante este período, el respeto y la preocupación por las tradiciones del Candomblé, una nación independiente, se convirtió en el más conocido y considerado junto con los profesionales?
Candomblé. Antes de terminar su mandato, afiliado a las luchas en defensa de St. Bartholomew Park, un antiguo santuario natural del pueblo de Saint-Salvador. The Park, una reserva de expansión urbana de la Mata Atlántica, languideció en la depredación por el pueblo y el silencio del público. Con otros educadores, el Valdina Makota desarrolló programas de educación ambiental, destacando la perspectiva religiosa de la naturaleza - "La naturaleza es la esencia del Candomblé", enseñó. Esta pelea fue el Centro de Educación Ambiental de San Bartolomé (CEASB), donde se desempeñó como educadora y consejera. Otra obra importante que se adelantó fue la catalogación y la plantación de hierbas medicinales en las áreas que rodean el St. Bartholomew Park, un suburbio de Salvador.

Perifraseando ello, podemos decir que "Candomblé es la esencia de Makota Valdina". Atascada en estas tradiciones religiosas, se convirtió en un instrumento de expresión de la sabiduría popular de Bahia, base brasileño, africano. Como corresponde a una visión del mundo que la fuente, el conocimiento y las habilidades de Makota Valdina - su savoir-faire - articulada y en constante interacción, y no se estancan o se reducen a una sola dimensión del conocimiento. Aquí, las reflexiones filosóficas sobre la cosmogonía de Candomblé, más específicamente los de origen bantú, cohabitar con un agudo sentido estético en la realización de danzas, rituales o hacer artesanías, el campo de la cocina, o el uso de hierbas, se une a un repertorio de cantos sagrados de extensión rara.

En febrero de 2003, Valdina Makota fue portavoz de las religiones de matriz africana de Salvador en una reunión con el nuevo Ministro de Cultura, Gilberto Passos Gil Moreira, pero también fue una de los representantes del Movimiento contra la Intolerancia Religiosa en Brasilia en marzo de ese mismo año, sentada en la mesa de la Cámara, la histórica sesión presidida por el congresista Luiz Alberto.
Con su palabra serena y firme que ilumina, con su vehemente indignación que excita la Valdina Makota ha impresionado a audiencias en numerosos congresos y conferencias celebradas en Brasil o en el extranjero. Pero, ¿cómo es querido destacar, en sus relaciones cotidianas en un patio de Candomblé es tu lugar favorito para la enseñanza y el aprendizaje.

Existen varias instituciones que tienen como un consejero, o "madrina", tales como la Asociación para la Conservación y Protección del Patrimonio bantú (ACBANTU). En otros casos, es el nombre que se presta a la causa de la lucha contra el racismo, como el Grupo de Estudiantes Universitarios Valdina Makota.

Pinto Valdina ha recibido varios premios por su papel en la preservación del patrimonio cultural africano-brasileño Trophy como Clementina de Jesús, la Unión de igualdad para los negros (UNEGRO). Ujaama Trophy, el Grupo Cultural Olodum, en Agosto/2004, Maria Quitéria recibió la medalla, el más alto honor de la ciudad de Salvador, en diciembre de 2005 la Fundación recibió el Gregorio de Mattos Saber Trofeo Maestro Popular.

Valdina Pinto Oliveira, el Zimewaanga Makota la Valdina Makota es actualmente el consejero 'mor' Ciudad de Salvador, invita a examinar y aprobar las plataformas de gobierno, las campañas políticas y los asientos parlamentarios u ONG y eventos en defensa de las tradiciones de origen África y el Medio Ambiente. También se conoce como el Movimiento Negro guía de grupos y sistematizar las propuestas educativas que tengan en cuenta la diversidad cultural de la ciudad. De todos modos, se ha convertido en una presencia casi obligatoria en los debates clave sobre la dirección de la sociedad y, especialmente, en los espacios reservados para lo sagrado, en el que sólo los que tienen acceso libre se convirtió en un viejo y traer el cuerpo, el conocimiento y los sentimientos en sus propias marcas ancestros.

El parecer de Makota en cuanto a la esclavitud, plantea una premisa distinta a la premisa que la supremacía blanca plantea sobre la esclavitud.  "La grandeza" del hombre por su cara pálida queda disminuida ante la cruel esclavización que sus ancestros impusieran a los negros.  El mundo entero sabe que los negros fueron esclavizados y aún asi, permite que se siga contando en la historia "los negros son descendientes de esclavos e incluso los blancos racistas asi ven a  todos los negros.

Why Iranian women are posting pictures of their uncovered hair

martes, 5 de enero de 2016

Victoria Camps: “La Filosofía ha sido invadida por la autoayuda, que no es pensar”




La profesora ya retirada de las aulas de la UAB, leyendo el libro de Nuccio Ordine

Prácticamente se puede decir que fue de las que puso la primera piedra de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Victoria Camps es una erudita de la ética y la filosofía, asesora en ámbitos que van desde la educación hasta la política, pasando por el periodismo y la medicina. Sin embargo, dice que no es sabia sino “una amante de la sabiduría”. Una charla con ella se puede convertir en una clase de filosofía improvisada. Muy crítica con el modelo educativo actual, apuesta por una escuela que cuestione “lo preconcebido que se da como bueno”. La filosofía no da respuestas, pero ayuda, asegura.
¿Cómo ha visto la evolución de la UAB y de sus estudiantes? 
Ha cambiado mucho. Se creó en 1968 con un espíritu muy asambleario, ahora que vuelven a estar de moda las asambleas. Además, su ubicación no es casual: está a las afueras de Barcelona para evitar problemas con los estudiantes. Igual que en Madrid. Quería ser una universidad diferente y así fue en los primeros 15 o 20 años. Los movimientos estaban muy radicalizados, había menos gente y la relación con los profesores, que éramos muy jóvenes, era más directa. Todo esto cambió a medida que se fue masificando y se pautó cada vez más la docencia. Es muy difícil hacer cosas anómalas.
¿Por ejemplo? 
Recuerdo que casi escogíamos con los alumnos la programación del curso siguiente.
Pese a la evolución, la UAB es aún un polo de reivindicaciones. En los últimos años no han faltado manifestaciones contra planes de educación y actos de reflexión con un buen número de estudiantes implicados. 
No creo que destaque por sus reivindicaciones, al contrario. La participación estudiantil es muy baja y esto se puede deber a la desafección política, que se nota en todas partes. En el ambiente universitario se traduce en esta baja participación en todo lo que represente hacer cambios dentro de la universidad. 
Pues no han faltado cambios... Desde la instauración de la democracia en España ha habido siete leyes de educación. 
¡Es un disparate! Es falta de una cultura política que mire sobre todo el interés general y no el partidista. Es una demostración más de esta democracia de partidos cerrados en ellos mismos. Lo que se debería hacer es encontrar unos mínimos consensuados y mantenerlos en el tiempo. Siempre pongo el ejemplo de Finlandia, que nunca ha hecho una reforma educativa. Intuitivamente han cambiado cosas, pero no ha sido necesario hacer una ley. Esto aquí, por ahora, no es posible. Cuando se producen cambios en la educación, ¿qué temas parecen los más conflictivos? Religión sí o no; qué lengua; las diferencias curriculares en las autonomías... Todo esto, dentro de lo que significa educar, es menor. Convertir estos conflictos políticos en lo más importante de la educación es un gran error. El gran problema que tenemos es el fracaso escolar. El 30% que se da en la educación obligatoria también aparece en la universidad. Y ésta debería ser la preocupación máxima del Estado y también de Catalunya. Y no lo es porque nos preocupa más la lingüística. 
Es decir, ¿los mismos errores pese a tener posturas diferentes en este ámbito? 
No estoy de acuerdo en la inmersión tal como está diseñada en la última ley de política lingüística, porque no se está llevando a cabo como dice la normativa debido a que no se puede y eso la Conselleria de Enseñanza lo sabe, pero no lo quiere decir. Catalunya es muy diversa y hay realidades de catalanización muy diferentes. La política lingüística debería ser más flexible y dar más autonomía a las escuelas.
La escuela es un lugar donde se aprenden valores, aunque a usted se le conoce que prefiere hablar de virtudes.
La palabra valor es más atractiva que virtud, que es más anticuada. Pero no solo la escuela transmite valores, también la familia, los medios de comunicación y hasta las empresas. ¿Qué valores? Hay muchos. Los económicos son los que más se transmiten. Pero en filosofía no se habla de valores éticos, sino de virtudes, que son esas cualidades que el individuo debe adquirir para acabar siendo una buena persona. ¡Esto es lo que se debe inculcar!
Ser buena persona es un juicio subjetivo. Por ejemplo, Robin Hood, que robaba a los ricos para dárselo a los pobres, puede parecer muy buena persona para algunos y no tanto para otros.
Un fanático nunca será una buena persona. Es decir, aquel que no pone límites a la violencia para conseguir lo que quiere nunca estará en la línea de lo que proclaman los valores o virtudes éticas. Pero sí que es cierto que hay un componente subjetivo. Por ejemplo: la concepción de la libertad con los dibujos sobre el islamismo. Unos pueden pensar que se deje hacer y otros que se prohíban, pero todos defienden la libertad en un contexto de valores, porque no solo está la libertad, también hay el respeto al otro. Las virtudes fundamentales han de ser universales y en este sentido si en un país no se respeta a las mujeres, porque su cultura determina que debe ser así, no está bien, aunque su cultura lo mantenga como una parte esencial de su tradición. 
Este 2016 tenemos sobre la mesa otra vez el binomio libertad-seguridad. ¿Para generar seguridad se puede invadir la libertad de la ciudadanía? 
Esto no se puede discutir en abstracto. Pese a que me he dedicado toda mi vida a ello, que no es más que la filosofía. Nunca se podrá elegir qué es mejor, si libertad o seguridad. Las dos son necesarias. Cuando salgo de casa cierro con llave, aunque sería más cómodo no tener que hacerlo. Es una incomodidad pero lo hago, pese a que vaya contra mi libertad. O cuando se viaja en avión ¡es un calvario! Pero lo aceptamos porque asegura más nuestra seguridad a la hora de volar. Siempre se buscará este equilibrio entre más seguridad y pérdida de libertad o al revés. 
Retomando el hilo de valores y virtudes, ¿dónde está el límite ético de un profesional condicionado por los recortes o por sus condiciones laborales?
Los recortes es evidente que afectan y en el caso concreto de la medicina han puesto de relieve que la profesionalidad va más allá de estas limitaciones que imponen los recortes, es más auténtica. El valor profesional de una persona se nota cuando las circunstancias no le ayudan y sin embargo mantiene esta profesionalidad. 
La UAB el pasado verano derribó la guardería Gespa, un referente educativo con un bagaje de más de 40 años. 
Los recortes. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué se ha recortado, por qué y por qué no se ha hecho en otros ámbitos? Recortar una guardería, porque no hay dinero público para ayudarla, es una cosa que no debería pasar en un estado social, es un servicio que la sociedad necesita.Y más una guardería universitaria, que es un servicio que se hace para los trabajadores de la misma, y si se hace bien, como era el caso de la Gespa, merecía ser conservado.
Me han dicho que ha asesorado al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en cuestiones de ética.
No directamente. Formé parte del comité de expertos que creó Pedro Sánchez para hacer el programa electoral de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre y yo formaba parte del grupo. Me escogió porque creyó que la cuestión de la ética es importante y quería ver si se podía introducir de alguna manera en su agenda de propuestas. 
Formé parte del comité de expertos que creó Pedro Sánchez para hacer el programa electoral del 20D
A tener del alud de casos de corrupción, ética y política son dos conceptos a los que les cuesta ir de la mano. 
Si cogemos la Constitución, los primeros artículos están llenos de valores éticos: la justicia, la libertad, el pluralismo... La política está orientada por una ética e intenta desarrollar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que tiene tres grandes principios: la dignidad, la libertad y la igualdad. 
Principios que no siempre se respetan... 
Sí que lo hacen en cierta manera, porque tenemos una democracia y un estado social. En España hay derechos sociales fundamentales como la educación, que es un derecho universal y aquí lo es. T también la protección de la salud y la Seguridad Social. Todo esto está recogido en la Constitución. Otra cosa es que sea imperfecto, que lo es. 
Las políticas de vivienda aplicadas en los últimos años de burbuja, por ejemplo, puede considerarse que atentaron contra la dignidad de las personas.
Sí, hay muchas contradicciones reales que ponen en cuestión que los Derechos Humanos se estén respetando. Pero justamente los Derechos Humanos nos sirven para poder criticar estas realidades. La política debe intentar que se materialicen más los valores. Tenemos unos principios e ideales que no se compaginan con la realidad económica, con este capitalismo salvaje, especulativo, que cada vez crea más desigualdades e incentiva unos comportamientos que no se enseñan ni en las escuelas ni en las facultades.
En varias entrevistas ha dicho que en las escuelas se debería enseñar a pensar. ¿Cómo se hace? 
No es más que enseñar a dudar de todo lo preconcebido y que se da como bueno. Es enseñar a cuestionar las cosas que vienen dadas por el mundo del consumo y también es enseñar a priorizar, distinguir cuáles son los principios más importantes. Y esto se puede hacer en la escuela con la asignatura de ‘Educación para la ciudadanía’, que es una manera de introducir el significado del civismo, qué significa ser civilizado, ser un buen ciudadano...Pero la ética, sobre todo, se enseña practicándola.
¿La ética invade otros campos como la psicología?
Lo diría al revés: otros campos invaden la ética. Por ejemplo, la filosofía ha sido invadida por la autoayuda, que no es pensar. Si vas a una librería, lo que antes era la sección de Filosofía ahora es Autoayuda, que son libros que intentan dar respuestas a todos los problemas cotidianos, la mayoría psicológicos, y pretenden resolverlos con fórmulas concretas. Sin embargo, la filosofía ayuda mucho más a superar estos problemas, porque enseña a tomar distancia para saber qué hacer y plantea preguntas, que son el cultivo del pensamiento. 
Entonces se puede decir que la cuna de la filosofía griega, fue también la de los psicólogos.
En cierto modo. Ellos se planteaban todo aquello que no entendían e intentaban hacerlo desde la teoría, sin buscarlo fuera. Que no es otra cosa que contemplar el mundo e intentar resolver sus enigmas desde el lenguaje, el pensamiento, el razonamiento. No iban a buscar a los adivinos y que les dieran la fórmula. Bueno... ¡a veces sí lo hacían!
¿Empujaría a su hijos/as o nietos/as a estudiar Filosofía y Letras, hoy día?
Hay la percepción que las Humanidades en general están degradadas, se las deteriora, no se les da importancia y son conocimientos inútiles para ganarse la vida. Pero la utilidad del conocimiento no tiene esta finalidad, al menos no debería tenerla. Hay un libro que siempre recomiendo de Nuccio Ordine, La utilidad de lo inútil, que enfatiza ese conocimiento que parece inservible, pero que socialmente no lo es. La filosofía se debe mantener a dos niveles. Uno, como reproducción de la propia filosofía, es decir, los filósofos estudiamos a los filósofos. Lo que dijeron Kant, Aristóteles y Eugeni d’Ors se debe conservar y se necesitan personas para ello. La otra manera es que todo el bagaje de la filosofía ayuda a pensar y esto es bueno para cualquier profesión. Creo que sería muy buena como una carrera complementaria a otra.
Si con Pedro Sánchez formó parte de un “comité de expertos”, con el expresidente Zapatero participó en otro llamado de “sabios” para reformar la televisión pública. ¿Un filósofo es un sabio? 
No, porque un filósofo no es un sabio, es un amante de la sabiduría. Es muy diferente. 
Mi madre siempre me dice que “el tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio”, para sostener que la vida es justa. ¿Es así?
Sí, finalmente cuando tenemos más perspectiva, los que acaban siendo parte de la historia y tienen un reconocimiento duradero son los que se lo merecían. Aunque es verdad que hay mucha gente que no lo ha tenido y en este sentido las mujeres tenemos mucho que decir, porque hemos sido muy invisibles durante muchos siglos.