domingo, 17 de abril de 2016

Dra. Ingeborg Kraus: "La prostitución es incompatible con la igualdad entre hombres y mujeres"

 

Imagen
     

 
Traduccion: Maura Lopez
Texto original :https://ressourcesprostitution.wordpress.com/2015/12/23/dre-ingeborg-kraus-la-prostitution-est-incompatible-avec-legalite-hommes-femmes/


Exposición de la Dra Ingeborg Kraus en la Conferencia de Madrid: "La prostitución es incompatible con la igualdad entre hombres y mujeres", organizada por la "Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres"






 
Madrid, 15.10.2015"
 

« En Alemania el abolicionismo no es tomado en serio porque se cree que existe una « prostitución buena ». Se comprende que la prostitución infantil no es tolerable, también se considera que la prostitución llamada « forzada » es un flagelo. Pero la prostitución entre dos adultos que decimos mutuamente consentida, ¿por qué no? ¿Por qué prohibir a dos adultos esta decisión?
 
Hace un año, publiqué un Manifiesto de psicotraumatólogas alemanas contra la prostitución. Dicho texto afirma que la prostitución es humillante y degradante, que es un acto de violencia y que perpetúa esta violencia en la vida de las mujeres. No hay " prostitución buena". También reclama una ley que responsabilice a los hombres exigiendo una legislación que penalice a los compradores de sexo. Este manifiesto fue firmado por los especialistas en traumatismos psíquicos más reconocidos e influyentes de Alemania.

Para comprender la importancia de este manifiesto, me gustaría situarlo en su contexto histórico porque llega con 120 años de retraso.
 
La psicología clínica fue fundada por Sigmund Freud. A fines del siglo XIX, los psiquiatras europeos se interesaron en el fenómeno de la histeria. En París, estaba el psiquiatra Charcot y en Viena, Sigmund Freud. Mientras que Charcot observaba y registraba los síntomas de estas mujeres, Freud comenzaba a escucharlas. Publicó sus descubrimientos en un primer libro llamado Seis Estudios sobre la Histeria, donde revelaba que todas esas mujeres habían padecido violencias sexuales en la infancia. Este libro obviamente provocó un escándalo en ese momento, sobre todo porque las mujeres provenían de buenas familias. Muy rápidamente, la Asociación de médicos vieneses presionó a Freud para que retirara las tesis que asociaban los síntomas de la histeria con violencias sexuales padecidas por las mujeres durante su infancia. Dichas presiones amenazaban con poner fin a la carrera de Freud y cedió. Renegó de este descubrimiento y en su lugar creó la teoría de las fantasías, según la cual esas agresiones eran deseadas y fantaseadas por las mujeres. Durante 100 años, todas las universidades han difundido esa tesis, con la cual se legitima la negación de la violencia sobre las mujeres y la absolución de los culpables.


Hoy en día, las discusiones sobre la prostitución todavía giran alrededor de los mismos mecanismos : la negación de las violencias contra las mujeres, la transferencia de la culpabilidad a la víctima con este argumentó "pero es usted la que quiere acostarse con nosotros". Todo eso para proteger un tema tabú - la sexualidad masculina – y garantizar su derecho a desplegarse sin límites ni restricciones. 
 
Si el lobby de la época no hubiera tomado de rehén a la ciencia, si Freud no hubiera renegado de su primera tesis, no estaríamos en esta situación ahora. Las escuelas hubieran formado y sensibilizado a sus alumnos sobre las violencias contra las mujeres desde hace ya muchas generaciones. Actualmente, al ver una mujer prostituida, tendríamos el reflejo de decir "ha debido padecer cosas graves para hacer esta elección" y no "es su voluntad!".


Al analizar hoy en día la problemática de la prostitución en Alemania, constatamos que la cultura de la negación es omnipresente y que el lobby está también infiltrado en todos lados:
 
Hay una negación de las violencias contra las mujeres antes de su entrada en la prostitución ;
Hay una negación de las consecuencias físicas y psíquicas que genera la prostitución ; 
Hay una negación de las violencias contra las mujeres en situación de prostitución ; 
Hay una negación del impacto de la prostitución en la sociedad, en las relaciones entre hombres y mujeres y en la familia.


 Me gustaría desarrollar los tres primeros puntos:

 

1. La entrada en la prostitución, y aquí considero solamente la prostitución llamada "voluntaria": 
 
Esto es lo que dice al respecto Ellen Templin, gerente del estudio Domina en Berlin : "No hay prostitución voluntaria. Una mujer que se prostituye tiene motivos para hacerlo. Son, en primer lugar, razones psíquicas. Aquí en mi estudio, todas las mujeres han sido abusadas durante su infancia. ¡Todas! El alma de estas mujeres que se prostituyen ya ha sido destruida". (Alice Schwarzer HG, Prostitution, ein Deutscher Skandal, 2013, p. 171-178)

 
Rosen Hircher, que comenzó a prostituirse a los 31 años, dice: "Me parecía totalmente normal lo que hacía. Sabía exactamente donde iba y me parecía normal quedarme. Nunca voy a olvidar la frase que una prostituida me dijo desde el primer día: "Entonces has hecho esto toda tu vida". En realidad, fui abusada por mi tío cuando era niña. Mi padre era alcohólico y sumamente agresivo, Desde mi infancia estoy acostumbrada a padecer la violencia de los hombres". (Rosen Hircher, Une prostituée témoigne, 2009)
 
Efectivamente, los múltiples estudios hechos sobre este tema demuestran una estrecha correlación entre la entrada en la prostitución y la violencia sufrida durante la infancia:

  • El estudio de Melissa Farley de 2003 demuestra que entre un 55 y un 90% de las mujeres prostituidas fueron víctimas de agresiones sexuales durante su infancia y 59% de maltratos. (Farley, « Prostitution and Trafficking in Nine Countries : An Update on Violence and Post-traumatic Stress Disorder », 2003)
  • Un estudio realizado en 2004 por el Ministerio alemán de la Familia, Tercera Edad, Mujeres y Juventud concluyó que un 87% de esas mujeres habían padecido violencias físicas antes de los 16 años. (Bundesministerium für Familie, Senioren, Frauen und Jugend : Gender Datenreport, 2004)
  • Un estudio de Sibylle Zumbeck realizado en Alemania en 2001 estableció que un 65% de ellas habían sido maltratadas físicamente y un 50%, víctimas de violencias sexuales. (Zumbeck, Sibylle: « Die Prävalenz traumatischer Erfahrungen, Posttraumatische Belastungsstörungen und Dissoziation bei Prostituierten », Hambourg, 2001)

El sistema prostitucional utiliza estos traumatismos de la infancia en su propio interés y para su beneficio. Una infancia de estas características genera tres mecanismos psíquicos:


  • Täterintrojekte : La identificación con el agresor: es la autoestima destruida, el sentimiento de desvalorización y que no se merece nada mejor.
  • Wiederholungszwang : La compulsión a la repetición, es decir, el hecho de revivir voluntariamente situaciones traumáticas similares con la ilusión de poder controlarlas cada vez.
  • La disociación : Me gustaría desarrollar este punto.

Michaela Huber, directora de la sociedad alemana "Traumatismo y Disociación", dice que "para permitir que personas extrañas penetren tu cuerpo, es necesario suprimir fenómenos naturales, el miedo, la vergüenza, el asco, el sentimiento de extrañeza, el desprecio, la culpa". En lugar de eso, las mujeres ponen en marcha la indiferencia, una neutralidad, una concepción funcional de la penetración, una resignificación de este acto para convertirlo en un "trabajo" o un "servicio". (http://www.michaela-huber.com/.../trauma-und-prostitution..., 02.01.2015)

De hecho, estas mujeres se disocian. ¿Qué es la disociación? (http://www.michaela-huber.com/.../trauma-und-prostitution..., 02.01.2015)

La disociación es un corto circuito de las funciones integradoras cuando el estrés se hace insoportable: 


  • La conciencia (se observa fenómenos de trance)
  • La memoria (amnesia)
  • Los sentimientos
  • La percepción del cuerpo y de uno mismo (fenómeno de sordera)
  • La percepción del entorno (vista reducida, todo parece estar en una neblina)
  • La identidad (se juega un rol, uno ya no se sabe quien es, etc)

Entonces me pregunto: si uno no sabe quien es, si uno no está verdaderamente presente, si la conciencia está alterada, si no se siente nada y que uno está desconectado de su cuerpo, – ¿se puede hablar de libertad? ¿Es logro personal, una realización de si mismo, es autodeterminación?

El fenómeno de disociacion, no es algo que se puede poner en marcha y desconectar a voluntad. La disociación puede persistir, hay funciones integradoras que pueden quedar apagadas durante mucho tiempo. Es muy impresionante para mí cada vez, ver a las mujeres reconectarse con la vida. Después de una terapia exitosa, algunas dicen: "ahora puedo sentir el dolor", o "ahora puedo sentir el gusto de la comida", o "ahora entiendo quien soy".

Si solo existiera el fenómeno de disociación, en efecto, los daños de la prostitución estarían limitados a ese nivel. Pero existe también la memoria traumática. Durante la disociación, el cuerpo y el cortex están anestesiados en gran parte. Percibimos las cosas pero no todas se memorizan en el cortex, puede haber amnesias y agujeros en la memoria. Ciertas vivencias se registran en otra parte del cerebro que llamamos "la memoria traumática". Esta memoria no funciona de la misma manera que el cortex, es una especie de caja negra a la que no tenemos acceso mediante nuestra voluntad, ni siquiera sabemos que existe. Esta memoria recoge los recuerdos traumáticos de manera desordenada, sin noción de espacio ni de tiempo. No es semántica, no tiene palabra. Puede desencadenarse en cualquier momento por "disparadores", es decir eventos que recuerdan el traumatismo : un olor, un color, un ruido, imágenes, palabras, frases, etc. Esto genera una angustia intensa, como si la persona reviviera el traumatismo en ese momento. Es lo que se llama un "flash-back". Estas reacciones forman parte del trastorno de estrés postraumático (TEPT). En otras palabras, estas mujeres tienen en su cerebro una especie de bomba de tiempo. (Dre Muriel Salmona, « La dissociation traumatique et les troubles de la personnalité », 2013. http://www.memoiretraumatique.org/)

Por lo tanto: el sistema prostitucional se aprovecha del fenómeno de disociación, cuando las mujeres no son capaces de defenderse. Dejan su cuerpo disponible y sufren de violencias extremas. Pero estas mujeres están cada vez más traumatizadas. 


2. Las consecuencias psíquicas: 

Estas consecuencias son fatales:


  • El estudio Melissa Farley de 2008 encontró que el 68% de las mujeres en situación prostitucional experimentaban TEPT de una intensidad similar a la de los ex-combatientes o las personas que habían padecido torturas.
  • El estudio de Zumbeck de 2001 en Alemania encontró que el 60% sufría TEPT muy intensos.

Hay otros trastornos que pueden desarrollarse: todo tipo de angustia, adicciones diversas, problemas afectivos como la depresión o la bipolaridad, toda clase de dolores psicosomáticos, trastorno de la personalidad, trastornos disociativos, etc.


3. La negación de la realidad.

En 2002, Alemania aprobó una ley que legaliza la prostitución sin ningún tipo de reglamentación y esto la convierte en un trabajo como cualquier otro. Se hizo porque se pensaba que lo traumatizante no era la prostitución sino la estigmatización de estas mujeres en la sociedad. De ahora en adelante pasarán a llamarse "trabajadoras sexuales". (Es el mismo discurso que tiene ahora el lobby Amnesty International.)


El resultado trece años después de la vigencia de esta ley es catastrófico:


  • Observamos una industrialización de la prostitución :
            
           Ingreso total del sector: 14,6 mil millones de euros con 3500 prostíbulos registrados. (Michael Jürgs, Sklavenmarkt Europe, 2014, p. 327)

               Creación de mega-prostíbulos con capacidad de recibir alrededor de 1000 compradores de sexo a la vez. (Chantal Louis : « Die Folgen der Prostitution », dans Alice Schwarzer HG, Prostitution, ein Deutscher Skandal, p. 70-87)

          Prostíbulos con tarifa plana: por 60€ se ofrece una cerveza, una salchicha y acceso ilimitado a mujeres.

             Ya no hace falta ir a Tailandia para encontrar turismo sexual: observamos la llegada de turistas sexuales provenientes del mundo entero, que llegan en grupos traídos por micros directamente desde el aeropuerto de Frankfurt a los mega-prostíbulos. 


  • el aumento de la demanda: hay alrededor de 400 000 mujeres prostituidas en Alemania y 1,2 millones de hombres que compran esas mujeres cotidianamente (TERRE DES FEMMES : http://frauenrechte.de/.../them.../frauenhandel/prostitution)

  • una baja del ingreso de las mujeres: 30 € por una relación sexual y ellas deben pagar alrededor de 160€ por una habitación), en la calle comienza incluso a partir de 5€.

  • una banalización de la prostitución, para mi esta violencia se convierte en estructural :

             La guía turística oficial de Munich promociona sus prostíbulos.
             Se recluta a las mujeres en la calle como "acompañantes
             Es común que los jóvenes festejen el egreso de la escolaridad en el prostíbulo.
             Una visita guiada para los nuevos estudiantes en Berlín.

        En mi ciudad, Karlsruhe, un gimnasio se encuentra justo en frente de un prostíbulo. A la noche, las mujeres se ejercitan con música y con las ventanas abiertas. Los compradores de sexo se quejaron. Hubo un juicio y el prostíbulo ganó. Esta ley protege entonces a los compradores de sexo y no a las mujeres.


  • El supuesto objetivo de la ley, es decir, proteger y apoyar a las mujeres prostituidas fracasó totalmente: de las 400 000 mujeres. solamente 44 se registraron como trabajadoras autónomas. Más de la mitad de estas mujeres trabajan en la ilegalidad, o sea, no tienen ningún seguro social y no tienen acceso a servicios médicos en Alemania. Entonces, aunque solo tengan una gripe no pueden consultar un médico.

  • Se observa una pervertización de los compradores de sexo, las prácticas son cada vez mas peligrosas y hay un aumento de las violencias contra las mujeres y una falta de protección para ellas.


Investigaciones han estudiado también la violencia en la prostitución.


  • El estudio internacional realizado por Melissa Farley en 2008 reveló las siguientes estadísticas:
                    82% de mujeres agredidas físicamente
                    83% amenazadas con arma
                    68% violadas
                    84% han estado o están sin domicilio fijo


  • Estudio de Zumbek de 2001 en Alemania: 70% fueron agredidas físicamente. (Zumbeck, Sibylle: « Die Prävalenz traumatischer Erfahrungen, Posttraumatische Belastungsstörungen und Dissoziation bei Prostituierten », Hambourg, 2001)
  • Estudio del Ministerio alemán de la familia de 2004: 82% dijeron haber padecido violencias psíquicas, 92% acoso sexual. (« Bundesministerium für Familie, Senioren, Frauen und Jugend : Gender Datenreport », 2004)

Teniendo en cuenta estos números es difícil hablar de un oficio como cualquier otro. Y estos estudios ya tienen más de 10 años, las cosas han empeorado considerablemente en Alemania.

La dominatrix Ellen Templin en 2007 constata lo siguiente: "A partir de la reforma, podemos constatar que no solamente los anuncios con cada vez más desinhibidos sino que los compradores de sexo son cada vez más brutales". Y esto es cada día. Si decimos hoy, "no, no hago esto", a menudo nos responden "vamos, no te hagas la difícil, es tu trabajo. Antes estaba prohibido exigir sexo sin protección. Hoy en día, los clientes ya preguntan por teléfono si te pueden orinar en la cara, quieren sexo sin protección de forma anal u oral. Hoy es cotidiano. Antes los compradores todavía tenían cargo de conciencia, eso ya no existe actualmente, cada vez quieren más". (p. 171-178, Alice Schwarzer HG., Prostitution, ein Deutscher Skandal, 2013)
Hay un "menú" que circula en Internet, donde los compradores pueden prácticamente elegir lo que quieren a partir de una larga lista a la carta. (www.traummaennlein.de)

Hay paginas en Internet donde los compradores intercambian sus experiencias: esta es la clase cosas que se pueden leer:

"Le separé las nalgas y le metí lentamente mi polla, lo que la hizo gemir en voz baja. Cuando llegaba al final y que la follaba cada vez con mas violencia, quiso que parara y la follara en la vagina. ¡No tenia ganas, lo lamento Vanessa! Después de varios sólidos empujones, me descargué y se la metí hasta el fondo". (https://freiersblick.wordpress.com/)

Hace algunas semanas, recibí una nueva investigación de Melissa Farley (http://prostitutionresearch.com/.../Sex-Buyers...), que constata que los compradores de sexo presentan una estructura mental similar a los hombres que tienen un trastorno antisocial, con las siguiente características: falta de empatía, misoginia y deseo de dominar a la mujer, la práctica del sexo sin entrar en una relación, ausencia de cargo de conciencia…

El comprador no es entonces el tipo simpático que solo quiere un poco de sexo. No, la prostitución atrae a los psicópatas y alimenta los comportamientos antisociales de los hombres. Está claro que dichos comportamientos no quedan encerrados tras los muros de los prostíbulos sino que infuyen en la relacion cotidiana entre hombres y mujeres.


  • En tales condiciones, ninguna mujer alemana puede verdaderamente hacer este "trabajo". La composición de las mujeres prostituidas ha cambiado. Con la apertura de Europa al oeste, las mujeres vienen de las regiones más pobres de Europa: Rumania y Bulgaria. Y a menudo pertenecen a las minorías que viven en la extrema pobreza, como los romaníes. Actualmente alrededor del 95% viene del extranjero. Se ha convertido en una prostitución de supervivencia.
 
Sabine Constabel, una asistente social que trabaja en Stuttgart hace más de 20 años con las mujeres prostituidas, dijo lo siguiente durante una entrevista televisada:
 
"El 30% de las mujeres son jóvenes, tienen menos de 21 años. Muchas veces han sido sacrificadas por sus propias familias para sostén económico. La mayor parte no habla alemán y algunas son analfabetas. A menudo no tuvieron todavía relaciones sexuales. Estas jóvenes vienen a Alemania y son sometidas a los deseos perversos de los compradores. No tienen capacidad para decir no, para defenderse. Están completamente superadas por la situación y completamente traumatizadas. Muchas de ellas piden en seguida psicofármacos o drogas después de sus primeras experiencias. Dicen "sin eso no podemos sobrevivir". Algunas mujeres que están allí hace pocos días dicen "estoy muerta, ya no puedo reír". Otras lo soportan durante años y dicen "tengo niños en casa, debo mantenerlos". Estas mujeres están muy traumatizadas, desarrollan depresiones, pesadillas, problemas físicos, somatizan, tienen dolores de estómago, se enferman y se sienten enfermas. Desarrollan una gran desesperanza, no quieren hacer ese trabajo espantoso". (https://www.youtube.com/watch?v=BpCPKDRcFg0, 17.10.2013)

Para concluir me gustaría citar a Michaela Huber, presidenta de la asociación alemana de "Traumatismo y Disociación": «La sociedad debe pensar en esto y preguntarse ¿Qué es esto, qué sucede?¿Como la sexualidad llegó a desconectarse del compañerismo, del amor, de la familia? ¿Es eso lo que queremos? Es una discusión que deberíamos darnos en nuestra sociedad. ¿Queremos aceptar que millones de hombres compren cada dia cuerpos de mujeres para penetrarlas? ¿Nos parece equitativo? ¿Qué sociedad puede creer que es justo? » (, 22.01.2015). »

“he tenido que hacer un esfuerzo extra que no han tenido que hacer otros compañeros”, Elena González


Como es habitual, acudimos a uno de nuestros lugares favoritos de Granada, el Bar Soria, donde una alegre Elena González acude a nuestro encuentro. Ella es una de las mejores técnicos de sonido que  vemos normalmente por las salas granadinas o acompañando a los grupos de la ciudad. Ella es la que hace que, siempre con una sonrisa en la cara, todo suene tan bien.

Tras debatir con cuántas cañas deberíamos empezar la tarea, hablar de diferentes bares y de cómo al final siempre acabamos optando por lo obvio, comenzábamos el cuestionario:

Muchos te conocemos por estar en la otra parte de los escenarios, de la música en general, en esa que no se ve. Pero, para aquellos que no lo sepan, cuéntanos, ¿quién es Elena González?
Soy Elena González y, dentro de la música, llevo doce años trabajando, he tenido varios pasos hasta llegar a un punto que creo que me gusta, en el que estoy tranquila, dentro de la inestabilidad de este trabajo, pero básicamente soy técnico de sonido.
[Fran Soria saluda a voces: ¡Hombre, Don Daniel!, provocando risas entre todos]
Lo que pasa que dentro de la faceta de técnico de sonido, mucha gente aún no llega a entender las diferencias entre un técnico de estudio y un técnico de directo, son conceptos totalmente distintos, se trabaja de manera distinta. Y luego, dentro del propio técnico de sonido tú puedes ir con una banda de gira, y dentro de la banda puedes ser técnico de monitores, técnico de PA, o incluso técnico asistente de backliner… O también, como técnico de sonido, puedes trabajar con una empresa y en ese caso estás con millones de grupos, vas a millones de festivales, etc. 
Yo me dedico a técnico de sonido de todas estas cosas, tanto de banda, como de sala, que soy residente en elPlantabaja, como profesora de sonido…

¿Y nunca has trabajado grabando algún disco? 
Sí, eso al principio, hace años, cuando Eric daba clases dentro de Pig Studios, yo empecé con Javi PPM y, por ejemplo, el sonido de Hora Zulú lo grabé yo. 

En este trabajo, por lo tanto, estás rodeada del género masculino, ¿cómo es trabajar con tanto hombre? ¿Te tratan como a uno más o tienen un trato especial para ti?
La cosa ha cambiado, porque cuando yo empecé era más complicado. Siempre he tenido muy buena experiencia con las bandas: El Puchero del Hortelano, Niños Mutantes, Napoleón Solo… son gente que siempre me han abierto las puertas y que han querido trabajar conmigo sin ningún tipo de prejuicio. 
Pero hay otro lado que al principio era más cerrado, aunque ahora se está abriendo un poco, pero es más complicado. Es la parte, por ejemplo, de las empresas, ya que hay algunas en Granada, al menos, que no aceptan mujeres por el tema de tener que coger amplificadores, altavoces… Ven a una mujer y a un hombre y automáticamente piensan que las mujeres no van a querer o no van a poder cogerlos. Una tontería grandísima. 
Es cierto que este aspecto se tenía antes más en cuenta y ahora se está perdiendo. Cuando yo empecé, además, la gente que se dedicaba al sonido, en su mayoría, era gente sin estudios en la materia, era gente más cerrada. Ahora los técnicos de sonido y cualquier persona que esté trabajando en esto tiene una formación y un pensamiento mucho más abierto. Sabes que uno no va a un concierto a cargar, vas a un concierto sabiendo las nociones básicas de acústica y electricidad.

“no tiene porqué haber ningún tipo de tensión sexual, por lo que creo que es un tema de educación”

¿Y cuando te toca acompañarlos en carretera? ¿Es buena la convivencia?
Creo que eso ha sido siempre uno de los problemas por los que no se ha contado nunca mucho con las mujeres. Un tanto por ciento de las bandas con que han querido llevarme, al final no lo han hecho. Esto no es un trabajo como en el que vas a una oficina, trabajas las horas que sean y te piras. Esto es una convivencia. Incluso con un fin de semana se crea un vínculo muy fuerte, como por ejemplo me ha pasado con grupos como Royal Mail, que se trata de gente ajena a mis amistades, vamos a nivel profesional y se crea un gran vínculo con ellos porque estás conviviendo, son buenas personas, nos respetamos y confiamos profesionalmente entre nosotros. Pero lo que pasa es que, cuando te vas con un grupo, no se trata sólo de esa “oficina”, es comer con ellos, dormir con ellos, si tienen menos presupuesto tienes que compartir habitación con algunos… Y para la gente que no te conoce, meter a una mujer ahí es difícil, tienen un pensamiento que parece antiguo: que va a dormir con ellos, que si las novias…, pero es real. Es una educación de base generalizada que se extrapola a otro tipo de oficios. A mí me da igual dormir con ellos, de hecho he llegado a dormir hasta con siete, pero no tiene porqué haber ningún tipo de tensión sexual, por lo que creo que es un tema de educación. También te digo otra cosa, y es que con las bandas con las que he trabajado no he tenido nunca ese problema.
Eso sí, trabajar con ellos está muy bien, pero entre tú y otras chicas habéis creado un grupo 100% femenino, ¿hacía falta ya algo así en Granada?
Yo creo que sí. Es verdad que todos sabemos que en Granada hay muchas chicas que tocan, como por ejemplo Cosas Que Hacen Bum!, que llevan mucho tiempo y Ana es una chica que canta, toca la batería, le pongas lo que le pongas, y tiene un grupo de amigas de una generación mayor que nosotras y llevan muchísimos años haciendo esto. 
¿Qué pasa? Que en Granada hay una facilidad extra con respecto a otras ciudades para que salgan grupos, porque nos rodea gente que toca y siempre tienes el gusanillo, no para ganar pasta sino por gusto. Yo nunca me había planteado ser músico pero creo que es una experiencia que debería hacer todo el mundo. De repente te da ese nervio por dentro y ya dijimos: “vamos a hacer un grupo de chicas, vamos a demostrar que podemos y nos lo vamos a pasar bien”. Luego te sale una cosquillilla cuando tienes una amiga tocando al lado y ves que va bien…
A mí me llamaron Nati y Silvia y queremos seguir porque nos lo pasamos muy bien tocando, es muy divertido. Además, somos todas muy melómanas, cada una aporta grupos que no habías escuchado en tu vida y te emocionas cuando hablas de hacer una versión. Y, algo muy importante, cuando ves en tu primer concierto que la gente te ha dicho que se lo ha pasado muy bien, independientemente del “tocas muy bien”, se te pone el vello de punta.
Su Señora
¿Piensas que los grupos femeninos lo tienen más complicado?
No. Creo que la complicación viene con el “¿hasta qué punto quiere llegar el grupo?”, porque una cosa es que te quieras dedicar a ello como con cualquier otra empresa, por lo que tienes que dejar todo de lado, invertir en tu grupo, perder dinero y mucho tiempo. Creo que eso, tanto a nivel de chico como de chica, es complicado. 

“la base al final está en la mentalidad con la que crecemos desde pequeños y es posible que el cambio lo veamos en quince años”

Yo he visto mucha gente reacia a las voces femeninas, que ni siquiera le dan la oportunidad, ¿no?
Lo que planteas es complicado. Porque es verdad que, aquí en España, las cantantes principales se pueden contar con los dedos. Yo creo que la base al final está en la mentalidad con la que crecemos desde pequeños y es posible que el cambio lo veamos en quince años, que sea una cosa tan intrínseca que no la queremos aceptar. De hecho, grandes artistas tipo Bob Dylan han llegado a decir que una mujer en el escenario es delito. 
[Tras una breve interrupción en la que Fran Soria saca los libros de facturación, habla de los runners y las pastillas de jabón,  continuamos].

“es complicado y te lo digo también como profesora que soy, siempre les estoy diciendo a mis alumnas cuando hacemos las prácticas juntas que sigan, por favor, que hacen falta más mujeres, y se vienen abajo, no siguen por lo duro que es”

Pocas veces se ven técnicos de sonido mujer, ¿te ha sido difícil llegar hasta tan lejos? ¿Alguna vez te has sentido discriminada por el género en tu trabajo?
Sí. Esta profesión es complicada de por sí, porque yo empecé con veinte años y ni siquiera sabía qué era. A mí me flipa la música, supongo que a vosotros os pasa igual, no soy músico pero me voy encaminando un poco a este mundo. Cuando eres chico no tienes ni idea y creo que eso Gabba Hey, los conciertos en el cole, los de Bora-Bora de Reyes para niños…lo están cambiando y me alegra un montón, porque, ¿quién sabe en el instituto las funciones de un road manager, un productor, un técnico de sonido, de monitores, de PA, de escenario…? (Yo creo que ni mi madre sabe aún ni qué hago y mira que ella controla). Entonces, sale una complicación y es que no hay carreras oficiales, son cursos muy básicos, tienes que hacer muchos másters…Yo me tuve que ir a Madrid, por ejemplo. Esa es la primera, la segunda es que llegas a las empresas y no te quieren porque no puedes cargar con peso. La tercera, que te mira un jefe y piensa en lo de viajar todos en una caravana con una tía… Siempre tienes que demostrar todo. Una de las cosas que más me fastidian es cuando me dicen “¡oh, suena súper bien! ¡Trabajas de puta madre!”, faltando obviamente el “a pesar de ser mujer”. Y creo que eso lo ha llegado a pensar hasta el mejor amigo que he tenido en esto. A lo mejor eso es lo que más ha hecho que siga con esto y no haya tenido que meterme en otra cosa a trabajar, el esfuerzo extra que he tenido que hacer yo y no otros compañeros. La mitad de mis compañeros lo tuvieron mucho más fácil para conseguir trabajo que yo. Claro que, al tiempo, cuando digo que soy técnico de Lori Meyers o que lo he sido de Niños Mutantes, ya tengo las puertas abiertas. La experiencia y el apoyo que me han dado muchas bandas (a raíz de que he trabajado bien, todo sea dicho) hace mucho. 
Pero sí, es complicado y te lo digo también como profesora que soy, siempre les estoy diciendo a mis alumnas cuando hacemos las prácticas juntas que sigan, por favor, que hacen falta más mujeres, y se vienen abajo, no siguen por lo duro que es.

¿No tenías suficiente con todo lo que haces y además te lanzas a montar Wall of Sound?
¡Siii, estoy flipando! ¡Me parece genial! Esto surgió porque a Jose Peligros (un técnico que adoro, ¡ojalá fuera como él de mayor!) y a mí siempre nos preguntaban los amigos sobre platos, que se los buscáramos por Internet… veníamos del Ebrovisión, donde él había trabajado con Niños Mutantes y yo con Anni B Sweet, y dijimos de montar algo así de cosas que suenen muy bien, somos muy de analógico los dos, a nivel de escucha doméstica, que el cd, el Spotify y Youtube suenan muy mal. Nos hacía mucha ilusión abrir una tienda para todos los amigos que tenemos y decirles que hemos hecho una selección, que hemos arreglado tantos equipos, y de repente puedes escuchar con un equipo de los 70, la música con una calidad que no la tienen muchos equipos de ahora. O la tienen, pero te tienes que gastar cinco veces más. 

¿Os encargáis vosotros de arreglarlos y prepararlos?
No, tenemos dos técnicos fantásticos que son ingenieros y están especializados en hacer una puesta a punto. Nosotros los buscamos, y son equipos vintage de los 60-70, como también una guitarra que tuvimos de 1870…
Lo bueno que tenemos es que son precios muy asequibles con una excelente calidad sonora, que es lo que realmente nos interesa, y además son preciosos, teniendo en cuenta que si quieres esa calidad en los equipos de ahora, tienes que gastarte mucho más. Estamos muy ilusionados, la verdad, y como todos escuchamos música… Siempre nos ponemos un disco de los Fleetwood Mac, ¡que suena aquello…!, para compararlos.

“empieza el grupo a tocar y se te pone el vello de punta… Ahí es cuando dices: “por eso me estoy dedicando a esto”. Es increíble. Ves al grupo, al público, respeto máximo.”

Si tuvieras que elegir una parte de tu trabajo, ¿con qué te quedarías?
Yo creo que en cualquier trabajo que no sea “seguridad”, un concepto que también nos han metido, que si no es de lunes a viernes cuando llegues a los 40 años vas a ser un amargado, no vas a tener un duro… es lo que me cuesta. Porque a lo mejor estás seis meses que has tenido mucho trabajo y luego otros tres en los que tienes que vivir con lo que has ganado antes… Y cuando llega el momento de bajón del año, que piensas que qué vas a hacer sin trabajo, porque a lo mejor los Lori han retrasado la salida de su disco y ves que te vas haciendo mayor, de repente te haces un concierto y trabajas desde las 7 de la mañana, montando, pasando frío, calor, te duelen los pies, tienes que ir a los baños químicos, no te puedes duchar…cosas infames…y, de repente, llega el concierto, llegan los nervios (que aún me sigue pasando en el Planta después de 9 años), empieza el grupo a tocar y se te pone el vello de punta… Ahí es cuando dices: “por eso me estoy dedicando a esto”. Es increíble. Ves al grupo, al público, respeto máximo. Hasta los grupos cuyo estilo no me llama tanto la atención, los ves en el Planta y es mágico. 

¿Con qué grupo has disfrutado más ese momento?
Con los Lori Meyers. Hubo un año en el SOS en el que empecé a trabajar con ellos, el de Cuando el destino nos alcance, que fue bestial. También tocaron en el FIB y fue genial, pero al ser el del SOS un público más español, se notaba más. Hay una foto en la que salen ellos desde el escenario con toda la gente con la que se me saltaban hasta las lágrimas. Primero por haber podido trabajar con ellos y segundo por ser un grupo que ha salido de un local de ensayo en Loja y que consiguiera eso. Te lo cuento y me emociono, merece la pena todo el esfuerzo que hagas.

¿Alguno del que no hayas salido contenta?
Pues yo era muy fan de los Super Furry Animals, que tenía un montón de ganas de verlos, y les hice un concierto en Galicia hace ya mogollón. ¿Os acordáis que el Grupo de Expertos se llamaba antes Montero Castillo y Aguirre Suárez? Aún se llamaban así. Pues fue fatal a nivel personal, porque eran muy maleducados, tipo hooligan, dándoles patadas a todo… se me cayó el mito. Entonces fue cuando pensé que uno no debería saber cómo se comportan los grupos que te gustan, ni saber su vida personal ni lo que hacen. 

Para terminar, ya que estamos haciendo esta entrevista con el propósito de realzar el trabajo de las mujeres en la música, ¿una artista/mujer que te encante, de la que seas realmente fan de su trabajo?
Pues siempre lo he sido desde enana, y además tuve la oportunidad de hacer un concierto con ella en el Planta, la bajista de White Zombies…¡mira que hay mujeres! Y eso que a nivel técnico no es la mejor para seguir, pero siempre la he tenido encumbrada. Otra que me encantaría conocer y con la que me gustaría trabajar, a nivel global, es a Cat Power. 

¡¡Muchísimas gracias Elena por tu sonrisa y por haberte mojado tanto!!
Por Ana López

sábado, 16 de abril de 2016

Érase una vez una antiprincesa



La escritora Clara Janés se lleva las manos a la cabeza al pensar que las niñas de su época, los cincuenta, y las de hoy tienen en común el desconocimiento de las mujeres que han escrito la historia, que han hecho aportaciones fundamentales a la sociedad, a la ciencia, a la cultura. “En mi generación sabíamos de Cleopatra y poco más, pero es que seguimos así”, señala la autora de Guardar la casa y cerrar la boca (Siruela), revelador ensayo que permite escuchar muchas voces silenciadas.
¿Qué pasaría si se reescribieran los libros de texto añadiendo la parte que falta, la femenina? Esta es una pregunta oportuna en un presente en el que, pese a la lucha por la igualdad, no se han superado los prejuicios de fondo entre los sexos. Tal vez por eso en el siglo XXI las niñas siguen queriendo ser princesas en escenarios decorados de rosa o modelos a imitación de Barbie. “Las princesas funcionan como representaciones de la feminidad decorativa, dulce y doblegada por el imperativo del amor romántico heterosexual como meta primordial”, argumenta Maite Garbayo, doctora en Historia del Arte por la Universidad del País Vasco, especialista en cultura visual desde perspectivas feministas. “Esta feminidad inocua, sumisa, dependiente, sigue primando en nuestra sociedad y es transmitida a las niñas a través de ámbitos diversos”, prosigue, apuntando al consenso social alrededor de todo ello, como “caldo de cultivo inmejorable para la perpetuación de la violencia machista”.
Llegados a este punto, sorprende gratamente descubrir en las librerías iniciativas que asumen el reto de mostrar a mujeres capaces de saltar por encima de los roles establecidos, de apostar por la singularidad frente a la uniformización. “Buscando un cuento para mis sobrinas me encontré con La bella durmiente y pensé que sería genial hacer otro tipo de relatos que hablaran de mujeres de verdad, valientes y soñadoras”, señala María Isabel Sánchez Vegara, autora de las historias dedicadas a Frida Kahlo, Coco Chanel, Audrey Hepburn y Amelia Earhart en la colección Pequeña & Grande de la editorial Alba, que promete nuevas entregas sobre Agatha Christie, Marie Curie y Ella Fitzgerald.
Se trata de libros muy sencillos para edades tempranas, una estimulante toma de contacto con féminas que tienen en común haber sido diferentes y haber confiado en su talento, en su creatividad, lejos de la búsqueda del príncipe azul o del éxito a través de la belleza. También la pintora mexicana Frida Kahlo es, junto con la cantante Violeta Parra y Juana Azurduy, heroína en la lucha de la liberación de Perú, una de las primeras Antiprincesas, título de una colección lanzada por los sellos argentinos Sudestada y Chirimbote con el objetivo de interesar y fascinar a un público de más edad, incluso preadolescente, con las narraciones de mujeres rebeldes e independientes que han brillado en la cultura y la historia de América Latina. “Queríamos que las chicas tuvieran otros modelos, contar sin dramatismos historias reales, surcadas también por el sufrimiento y la tragedia”, explica Nadia Fink, autora de esta serie ilustrada, a la que se sumarán los nombres de Clarice Lispector, Mercedes Sosa, Policarpa Salavarrieta y Eva Perón y que, según informan desde Chirimbote, está poniendo de moda cumpleaños temáticos de Frida o Violeta Parra e impulsando talleres de arte colectivo (“de des-princesamiento”) en Argentina, pero también en otros países como Chile, Ecuador e Italia.
“Potenciar el pensamiento y las reivindicaciones feministas en la infancia es fundamental para generar adultos críticos y autónomos. Las herramientas y los materiales educativos deberían partir de una perspectiva feminista, no-homófoba ni lesbófoba, antirracista y anticlasista”, señala Garbayo. “Los niños son esponjas curiosas con ganas de descubrir el mundo. Los adultos decidimos qué mundo les ponemos delante”, dice María Isabel Sánchez Vegara. A la espera de que los manuales educativos se transformen, la batuta, pues, está en manos de los padres.

Helen Mirren "Tengo 70 años. Estoy aquí y continúo siendo atractiva"



La última vez que la entrevisté, en 2001, hablábamos, entre otras sorprendentes cosas, de cómo reclutar a monjas para el contrabando de drogas. 
A los camareros se les caían los platos de las manos. Bebíamos y Mirren hablaba con desprecio de Hollywood y soltaba una palabrota tras otra. 
Esta vez me encuentro con ella en Beverly Hills, tan solo hay agua para beber, y Mirren hace lo posible por ser diplomática y se corta a la hora de decir un taco. En nuestra anterior entrevista apenas era conocida. Su momento estelar llegaría cinco años después, en 2006, con The queen y su transformación en la reina de Inglaterra. 
Hoy sencillamente es Helen Mirren, diosa de la pantalla, heroína de las mujeres mayores, gran señora de L'Oréal para quien no pasan los años y Dama Comandante de la Orden del Imperio Británico. De hecho, lo único que no ha cambiado desde nuestro anterior encuentro son sus piernas. 
«Ojo, que no son sus piernas de verdad», avisó mi mujer antes de me fuera a la entrevista. Lo que era más o menos cierto. En la tele estaban pasando un anuncio suyo y las vistosas piernas que aparecían en un plano corto en realidad eran de una modelo. Cosa que Mirren reconoce, con la apostilla de que sus piernas más bien se parecen a las de un futbolista.
«Mi marido y yo siempre hablamos de mis piernas como de las de un futbolista. De hecho, hubiera sido una buena futbolista. Porque tengo la constitución adecuada... y nunca me gustaron los deportes para jovencitas como el hockey o el voleibol. Pero, por desgracia, en mi época no era de recibo que una mujer jugara al fútbol».  
Mirren lleva puesto un vestido morado ajustado que le llega a la rodilla, y es verdad que tiene piernas robustas como las de un futbolista, aunque femeninas. Tiene el pelo sedoso y plateado, y luce bastante menos maquillaje que en los anuncios de L'Oréal. 
XLSemanal. En julio va a cumplir 71 años, y su aspecto se ha convertido en un modelo de elegancia y glamour para las abuelitas del mundo entero.
Helen Mirren. Alguien debería inventar una nueva palabra para describir este fenómeno. Soy consciente de que me he convertido en una fuente de esperanza para muchas mujeres. Y es fantástico... Porque estamos aquí, continuamos siendo atractivas y seguimos teniendo una presencia pública. Todo ello es muy deseable. 
XL. Siempre se ha mostrado sarcástica con la gente que se desespera al envejecer. En 2001 estuvo hablándome de las estrellas de Hollywood como Demi Moore que se levantaban a las cuatro de la mañana para pasarse cinco horas en el gimnasio. 
H.M. ¡Y yo sigo sin ir al gimnasio! Aunque sí que hago gimnasia, de forma ocasional. Cuando te haces mayor, se convierte en una necesidad. Sigo sin ser una actriz de Hollywood, pero quizá lo que ha sucedido es que Hollywood ha cambiado. 
XL. Le recuerdo que durante nuestra anterior entrevista me dijo que los actores de Hollywood estaban «infantilizados por la gente que los rodea, una gente que a la vez los desdeña». 
H.M. Sigue siendo un poco cierto, pero hoy hay muchos actores que toman sus propias decisiones. Por poner un ejemplo, en esta última película [Eye in the sky, estreno en España: 13 de mayo], uno de los productores es Colin Firth. Y fue Colin quien me ofreció el papel. 
XL. Da la sensación de que le impresionan los actores de la última generación. 
H.M. ¡Jennifer Lawrence! ¡Saoirse Ronan! No sé cómo se las arreglan para tener semejante dominio de su propia persona... Estamos hablando de unos actores maravillosos, hermosos. Y no me limito a hablar de la hermosura física. Lo que encuentro más hermoso es el dominio que tienen sobre sí mismos, su inteligencia y su naturalidad. Me quedo asombrada. 
Helen Mirren actúa en dos de los grandes estrenos del momento. Una película es la citada, Eye in the sky, la otra es Trumbo [estreno en España: 26 de abril], donde interpreta a Hedda Hopper, la increíblemente poderosa periodista de cotilleo que fue el terror de Hollywood entre los años treinta y cincuenta. Engreída y siempre tocada con vistosos sombreros, Hopper desempeñó un papel fundamental en la caza de brujas anticomunista emprendida por el senador Joe McCarthy. Una de cuyas víctimas en Hollywood fue el guionista Dalton Trumbo (de ahí el título del filme). Hopper es la mala de la película.
XL. En una escena escalofriante de la película Trumbo, su personaje planta cara al famoso productor Louis B. Mayer y lo chantajea aprovechándose de que él en su momento intentó seducirla. 
H.M. Hedda Hopper era consciente de su poder y no tenía reparo en utilizarlo de un modo que, en un principio, no parecería muy femenino. Pero no. Sí que es muy femenino. Se subestima la capacidad de las mujeres en ese sentido. Hay mujeres que siempre se salen con la suya y todo porque los demás subestiman su poder. Hopper proyectaba una imagen caricaturesca, de forma deliberada. Los sombreros que llevaba no eran elegantes, sino ridículos. Pero lo que ella quería era llamar la atención, que todos se fijaran en ella. 
XL. Usted hace lo posible por vincular la agresividad y la crueldad de Hopper al sexismo propio de la época. 
H.M. Sospecho que cuando dijo a Mayer: «En su día quisiste joderme, pero ahora soy yo la que va a joderte», lo dijo con sinceridad. El acoso sexual estaba a la orden del día. Es mi forma de verlo. Se volvió una mujer obsesiva y sospecho que había en ella cierto desequilibrio. 
También se da cierta ambigüedad en el personaje de la coronel Katherine Powell, el papel que Mirren interpreta en Eye in the sky. La película, casi rodada como un documental, trata sobre un ataque con aviones no tripulados contra unos terroristas en Kenia. Powell es una oficial británica empeñada en que el ataque se realice a pesar de la resistencia de los políticos, los abogados e incluso, en el momento de la verdad, de sus propios socios: los estadounidenses. 
XL. Una vez concluido el rodaje, usted se enteró de que su papel había sido escrito en principio para un actor varón. 
H.M. No creo que cambiaran mucho del diálogo por eso. Pero me parece que el hecho de que el papel lo interpretara una mujer sí que cambió muchas otras cosas. El director [Gavin Hood] me dijo que no quería que la gente se encontrara con otra película bélica en la que solo salían hombres, otra peli de guerra rebosante de testosterona. Al darme ese papel, quiso dejar claro que lo fundamental era centrarse en la moralidad y la ética de una operación de ese tipo. 
XL. Su personaje y todos los de Eye in the sky son éticamente ambiguos. Como si no existiesen decisiones correctas o incorrectas. Los argumentos en pro y en contra del ataque son igualmente poderosos. La verdad es que su interpretación en ambas películas es espectacular. 
H.M. Hago el trabajo necesario para ajustarme a las exigencias de un papel. Investigué a fondo la figura de Hedda Hopper, para ver qué aspecto tenía y cómo hablaba. Pero trato de no pensármelo todo en exceso. Con el tiempo me he convencido de que la mejor escuela de interpretación es la defendida por Gérard Depardieu: lees el guion y haces lo que pone en la página.
El padre de Mirren nació en Rusia. Está de acuerdo conmigo en que tiene aspecto de mujer rusa y explica que, en Rusia, la gente la toma por tal, a la hora de preguntarle por una dirección en la calle, por ejemplo. Sin embargo, en el plano cultural es inglesa por los cuatro costados. Suele contarse que se marchó a Estados Unidos a principios de los años ochenta porque se molestó al no ganar el premio Olivier por su trabajo en Antonio y Cleopatra. Según se publicó, la rabia la llevó a decir: «Que se vayan a la mierda. Aquí no me quieren, así que me largo de este país». 
Hoy dice que se fue porque tenía varias ofertas cinematográficas y porque había conocido al director Taylor Hackford. Mirren y Hackford empezaron a convivir en 1986 y se casaron en 1997. Hoy tiene casa en Los Ángeles y en Londres. Su sobrino y la familia de él residen en Estados Unidos, y tiene dos hijastros de Hackford, por lo que, en sus propias palabras: «Toda mi familia vive en América». No piensa renunciar a su pasaporte británico, aunque es posible que con el tiempo adquiera la doble nacionalidad, por la incómoda razón de «planificar las herencias y demás». 
XL. Usted es tan británica que defiende apasionadamente al príncipe Carlos. 
H.M. Carlos será un gran rey, desgraciadamente no por mucho tiempo. Tampoco es que yo sea muy de reyes y reinas. Conozco a Carlos un poco, no demasiado bien. No entiendo que la gente se meta con él por el hecho de que su país le preocupe lo suficiente como para hacer algo al respecto y escribir a distintas personas. Cuando lees esas cartas suyas -con su letra peculiar-, te das cuenta de que es muy buena persona, un hombre que se preocupa por la arquitectura y por el aspecto que tiene su país. Un hombre decente. 
XL. Habla de Carlos de forma maternal, lo que lleva a plantear una pregunta: ¿cómo es que no ha tenido hijos?
H.M. Me encantan los niños, son tan dulces y tan divertidos... pero nunca quise tener mis propios hijos. Y nunca me he arrepentido de esa decisión. Bueno, es mentira. Tras ver la película Dulce hogar... ¡a veces! Estuve llorando como una magdalena durante 20 minutos. La película hablaba de lo que supone ser padre, de que nunca dejas de serlo, ni cuando eres abuelo. Me di cuenta de que eso nunca iba a vivirlo y durante 20 minutos estuve llorando. Me sentí invadida por un sentimiento de pérdida, por el hecho de que eso nunca lo iba a experimentar. Pero aquel arrebato se me pasó, y volví a sentirme tan feliz como siempre.
El resultado de aquella decisión es que no tiene muchos familiares directos. Su hermano Peter murió en 2002. Según declaró en 2001, su hermano era «un aventurero que pasaba media vida en Filipinas y se relacionaba con las chicas que trabajan en los bares».  
Peter murió de un cáncer de piel. Helen hizo lo posible por facilitar su tratamiento. «En Filipinas no saben lo que es un cáncer de piel. Si Peter hubiera estado en Australia, ahora seguiría con vida». 
La atmósfera se ha vuelto sombría y deprimente. A fin de cambiar de tema, paso a hablar de política. Helen Mirren está a favor de que Gran Bretaña siga en la Unión Europea. Y de forma tan sorprendente que me resulta casi surreal: al estilo de nuestro encuentro en 2001, se muestra abierta partidaria de Jeremy Corbyn, líder del partido laborista británico, y de Bernie Sanders, el senador izquierdista norteamericano, que lucha para ser el candidato del partido demócrata a las presidenciales de 2016.
«Son dos hombres un poco chapados a la antigua, del tipo izquierdista de toda la vida, con sus ropas un poco raras, sus peinados un poco raros y demás... pero de pronto estamos redescubriendo ese tipo de pensamiento político. Un pensamiento político que parecíamos haber perdido. Un poco como lo que sucedió con el idioma galés. Justo cuando estaba a punto de desaparecer, la gente lo redescubrió». 
Sorpresas te da la vida. La Helen Mirren de 2001 sigue estando ahí.

Las mujeres no pintan nada en la foto de la cúpula del arte español



La cúpula del arte español acaba de hacerse una foto que cuestiona la presencia de la mujer en las instituciones públicas y privadas dedicadas a las artes plásticas. Esta semana, el Museo Nacional del Prado y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía firmaron, con dos décadas de retraso, la gran operación que ordena los fondos artísticos estatales y aclara las fronteras artísticas entre ambas instituciones.
En ella, aparecen, de izquierda a derecha Miguel Zugaza (director del Prado), José Pedro Pérez Llorca (presidente del patronato del Prado), José María Lassalle (secretario de Estado de Cultura), Miguel Ángel Recio (director general de Bellas Artes), Guillermo de la Dehesa (presidente del patronato del Reina Sofía) y Manuel Borja-Villel (director del museo Reina Sofía). Seis hombres, cuatro cargos públicos, ni una mujer.

Según el Laboratorio permanente de público de museos del Ministerio de Cultura, el visitante de museos es predominantemente femenino (52,6%), en los datos de 2009. En las facultades de Bellas Artes, las estudiantes superan el 70%. El 64% de los licenciados en Bellas Artes en 2004 fueron mujeres (la cifra se mantiene desde 1990). Hay 13 artistas reconocidos con el mayor premio a las artes plásticas iberoamericanas, el Premio Velázquez, pero sólo han sido galardonadas 2 mujeres. En el Nacional de Artes Plásticas, convocado en 19 ocasiones, sólo 5 artistas mujeres han sido galardonadas.
Según los datos recopilados por la asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV) en el último ARCO, que harán públicos en su totalidad próximamente, participaron 945 mujeres artistas y 2.741 hombres.
María Corral, una de las mujeres más influyentes del sector artístico en este país, explica a este periódico que en estas cuatro décadas fueron ellas quienes activaron el arte, desde la gestión a la industria, y que una vez estuvo todo en marcha, ellos se quedaron con las sillas del poder.
Entonces, ¿es esta foto el reflejo real de un sector en el que la mujer ha tenido un papel muy activo? Hemos preguntado una respuesta entre 10 mujeres (historiadoras del arte, políticas, artistas, gestoras): Jazmín Beirak, Concha Jerez, Martina Millà, Eva Fernández del Campo, Rebeca Blanchard, Marta Soul, Carolina del Olmo, María Ruido, Cristina Fontaneda y María José Magaña.

JAZMÍN BEIRAK

Diputada en la Asamblea de Madrid (Podemos) e historiadora del arte.
“Si bien en esta foto hay algo de “casualidad histórica”, ya que han existido en España directoras de museos o ministras de cultura, sí produce cierta extrañeza. Que esta extrañeza se convierta en noticia en un diario, es, a su vez, una buena noticia. En un ámbito en el que la presencia de la mujer supera con mucho el 50%, no se entiende, si no es debido a un vector de género, que la mujer no tenga una mayor presencia en los puestos de dirección.
Este vector opera con más fuerza cuando faltan ejemplos en los que apoyarse, por eso la presencia de mujeres en puestos de dirección es importante, porque supone poblar un paisaje de referentes en el que mujeres podamos reconocernos y pensar esos espacios de responsabilidad como accesibles.
Que haya mujeres en esas instituciones no necesariamente significa que se vayan a dirigir mejor, más aún cuando el hecho de que esas instituciones se dirijan bien tiene que ver también con los equipos y no solo con individualidades, pero la cuestión que plantea esa foto no es la gestión de esas instituciones, sino que de las seis personas que aparecen, las seis son hombres”.

CONCHA JEREZ

Artista, Premio Nacional de Artes Plásticas 2015.
“Muchos de los museos están dirigidos por hombres. Las fotos son de ellos. En la infraestructura hay una mayoría de mujeres. La trinchera es para las mujeres, los sillones se los quedan los hombres. En el Museo Reina Sofía ha habido dos directoras. El Prado nunca ha tenido una directora. ¿Es que no hay buenas directoras del Museo del Prado? Lo dudo.
Estos dos grandes museos interpretan y reconstruyen la historia contemporánea, en un caso, y la antigua, en otro. Necesitamos que en El Prado se muestran más mujeres que han hecho también historia. Por supuesto, en el Reina Sofía también. Ha habido ministras y directoras generales de Bellas Artes, pero la mayoría han sido hombres. Las buenas prácticas abriría la posibilidad al mérito al margen del género. Lo importante es crear posibilidades y oportunidades”.

MARTINA MILLÀ

Responsable de programación y proyectos de la Fundación Joan Miró.
“Desde que en 1971 Linda Nochlin se preguntara por qué no ha habido grandes artistas mujeres hasta la Guerrilla Girls y las MAV, el diagnóstico está bastante claro. Sin embargo, si la ausencia de mujeres en puestos relevantes del mundo del arte no es vista como una patología del sistema, dificilmente se intentará aplicar una solución. Si la enfermedad no es vista como tal, ¿por qué curarla? Mientrastanto, desde la periferia de las estructuras de poder se siguen buscando vías alternativas para que la práctica artística consiga cumplir su misión emancipatoria. La dimensión poética continúa reinventándose y adaptándose a los tiempos”.

EVA FERNÁNDEZ DEL CAMPO

Profesora de de arte contemporáneo y asiático. Doctora en Historia del Arte. 
“No sé por qué tanta sorpresa ante la foto. Ya sabíamos hace mucho que todo lo relacionado con la autoridad está cargado de testosterona y que, aunque en el mundo de la Historia del Arte hay más mujeres que hombres, los que ostentan los cargos de poder son mayoritariamente ellos. Es sorprendente el parecido que esta foto tiene con las de la de la Conferencia de Rectores y las de la Conferencia Episcopal, y no sólo por el género de sus componentes, sino también por las poses, los atuendos y la pompa.
Menos mal que el fotógrafo ha colocado a los personajes con el tapiz como telón de fondo y que, así, el arte ha obrado una vez más su milagro haciendo que a Miguel Zugaza y a Guillermo de la Dehesa se les posen unos pajarillos en la cabeza y que a Manolo Borja-Villel le salgan unas antenas vegetales, que animan mucho la composición. Al final, el arte siempre nos alegra la vida a todos, mande quien mande”.

REBECA BLANCHARD

Galerista. Historiadora del arte y copropietaria de la Galería Nogueras Blanchard.
“El sector cultural y del arte en nuestro país refleja aquello que se ve en otros sectores: la ausencia de mujeres en los cargos directivos. Esta foto lo confirma. La desigualdad está enraizada en el sistema en el que vivimos y la historia del arte es ejemplo de ello.
En las escuelas de Bellas Artes y en las facultades de Historia de Arte, las estudiantes son en su mayoría mujeres. Mientras que los directores de los departamentos universitarios, los directores de museos, los comisarios internacionales, los coleccionistas, en definitiva, los que toman las decisiones en la industria del arte son, en su gran mayoría, hombres.
De los artistas que llegan a exponer en galerías y museos de nuestro país a día de hoy, la mayoría son también hombres.
El llamado techo de cristal existe y en este sector lo perpetúa los mismos factores que se dan en otros ámbitos. En España aún hay camino por recorrer para ir de la llamada reconciliación familiar a la corresponsabilidad, para llegar a una sociedad en que el sueldo de una mujer y un hombre por el mismo trabajo sea el mismo, en donde las mujeres directivas no sean la excepción, en donde las decisiones y el poder realmente sea compartido.
Va siendo hora que los que trabajamos en el ámbito cultural y del arte reflexionemos en común acerca de este tema y lo poco representado que está el talento de la mitad de la población”.

MARTA SOUL

Artista.
"Mi medio de expresión artístico gira principalmente en torno a la fotografía. El mundo de la fotografía está auténticamente gobernado y protagonizado por hombres. Esto era así cuando empecé, hace unos 20 años y sigue siendo igual. En aquella época, el hecho de que fuera tan masculino me parecía exótico e incluso divertido, lo veía como una especie de reto profesional. Miro esta foto, pienso en lo que significa y me acuerdo de ese momento. Sin embargo, lo que antes me parecía exótico, se me presenta ahora rancio. Y lo divertido, deprimente. Muchas de las veces que me invitan a participar en proyectos se debe a que la temática es sobre la mujer o se necesitan participantes femeninos, sin excluir este texto que acabo de escribir".

CAROLINA DEL OLMO

Directora de publicaciones del Círculo de Bellas Artes de Madrid y ex directora de cultura.
“No soy de las que suelen escandalizarse por la ausencia de mujeres en según qué ámbitos. Como hermana del resto de mujeres del mundo, no sólo no me fastidia, sino que me enorgullece que no seamos más en el ejército, en bandas violentas y paramilitares o en las estructuras de poder de negocios ilícitos como la trata de personas o el tráfico de armas.
Y siguiendo esta misma lógica, también me enorgullece un poquito que seamos menos en esos puestos de alto nivel de grandes corporaciones, en los que el poder degrada y corrompe a quien los ostenta. Y para llegar a los cuales hay que haber dejado de lado un montón de cosas importantes.
Se dice que la falta de mujeres en esos nodos centrales de decisión tiene consecuencias perversas para todo el mundo, pero yo creo que las cosas deberían cambiarse desde otros lugares, sin necesidad de trepar por esas escaleras de poder empresarial.
En cambio, el mundo del arte es uno de esos escasos terrenos en los que las mujeres han ocupado puestos importantes de decisión y visibilidad, y desde hace mucho tiempo ya –la cuestión generacional, que justifica en parte algunas desigualdades en puestos de poder, aquí no viene a cuento. No sé muy bien cuáles son las razones de que el campo del arte haya sido más propicio al desarrollo de carreras exitosas para las mujeres.
Tal vez haya ahí algo de lógica patriarcal perversa sumada a una concepción de la cultura y el arte como mero adorno: durante muchos años, cuando la presión obligaba a los gobiernos a poner mujeres al frente de algo, ese algo era siempre la cartera de Cultura, y no la de Interior, por ejemplo. Pero el caso es que así ha sido y son legión las mujeres que han destacado y destacan en todos los campos del arte: artistas, comisarias, críticas, galeristas, directoras de instituciones culturales… Así que, esta vez sí, la foto de esos señores me ha resultado bastante deprimente (aunque nada sorprendente)”.

MARÍA RUIDO

Artista.
“La foto de la cúpula de los dos principales museos estatales resume bien cómo es el estado de las cosas. Lamentablemente, la igualdad legal no significa igualdad real, ni igualdad de oportunidades. El mundo del arte, la cultura o el cine, funcionan igual que otras instituciones o sectores, exactamente igual, por mucho que quieran dar la impresión de que son instituciones donde el clasismo, el sexismo, la homofobia, la lesbofobia, la transfobia, el etnocentrismo, la injusticia epistémica... no son, al menos, tan acentuados como en otros sectores.
Esta foto y la realidad misma lo demuestran. A medida que avanzamos en puestos de mayor poder o responsabilidad, las (bio)mujeres, pero también lxs migrantxs o las personas de otras culturas o etnias se van reduciendo o son directamente inapreciables o inexistentes. Existe un techo de cristal, tan invisible sobre el papel como real, donde funciona una especie de "solidaridad hegemónica" de clase, género, raza y sexualidad, que impide el acceso de muchas personas o lo dificulta enormemente. 
Y no solo hablo del acceso a determinados puestos de responsabilidad, si no del reconocimiento mismo: se puede llamar invisibilidad, menosprecio, infantilización, exotización... Tiene muchos nombres, pero todos ellos dificultan o impiden la heterogeneidad en las formas, lugares y posiciones, haciendo de la institución arte, la institución cine y, en fin, los diferentes aspectos de la producción culturales territorios privilegiados no de liberación y pluralismo, si no de reafirmación y esclerotización de estas epistemologías y formas de hacer hegemónicas”.

CRISTINA FONTANEDA

Directora del Museo Patio Herreriano e historiadora del arte. 
“Esta foto es la paradoja contemporánea de la cultura y el arte contemporáneo revelada. En un sistema en el qeu la mujer tiene una presencia consolidada y nutrida, la punta del iceberg sigue siendo monocolor”.

MARÍA JOSÉ MAGAÑA

Gestora cultural y representante de la asociación Mujeres en las artes visuales (MAV).
“Nos hemos acostumbrado a ver fotos donde sólamente aparecen señores. Son los poderosos, los que toman decisiones, los que marcan las tendencias sobre qué artistas valen más en el mercado o los que deciden cómo se cuenta la Historia del Arte en las colecciones de los museos.
En este mes de marzo, que nos empodera a las mujeres, de nuevo tenemos varios datos y algunas imágenes que hablan por sí solas. Desde MAV, un año más, hemos realizado el recuento de las mujeres artistas que han participado en ARCO. Las galerías españolas apuestan por igual por las artistas españolas y extranjeras, un 12% y 13% respectivamente. Pero todavía es más desolador el conjunto, pues las mujeres no sobrepasan el 23%, frente al 77% de la representación masculina.
Las mujeres no nos cansamos de preguntar por qué la mayoría de licenciadas en Bellas Artes, Historia del Arte, gestión de las galerías de arte, gestión en los diferentes departamentos de museos, organización de exposiciones... se realizan por mujeres, y sin embargo no llegamos al nivel de la toma de decisiones. ¿Por qué seguimos sin tener mecanismos para exigir el cumplimiento de la ley de igualdad 3/2007 efectiva entre hombres y mujeres?
Fotos como ésta, legitiman la desigualdad y no sólo provocan que las narrativas de los museos se cuenten únicamente desde las miradas masculinas, sino que es la historia que heredan las generaciones futuras y que perpetúa una memoria incompleta y que no representa a la totalidad de la ciudadanía.
Es un buen ejercicio contar cuántas obras de mujeres se exponen en las colecciones de los principales museos de este país. Esto va relacionado con la ausencia de compras de obras de artistas mujeres, con su invisibilidad para el mercado, su falta de cotización, independientemente de que haya artistas que prefieran moverse por otros cauces, y la falta de presencia de las artistas femeninas en los libros de textos y en las clases de universidades y escuelas.
Ya es hora de remediarlo…”